Las flotas IMOCA 60, Class 40 y Multi 50 a cuatro días para la 14ª Transat Jacques Vabre

Los muelles del puerto de Le Havre es un hervidero desde la pasada semana, la llegada de los 60 veleros que compiten, tripulaciones, equipos de tierra, periodistas y millares de aficionados que acuden cada día a la dársena de Paul Vatine, centro neurálgico de la Transat Jacques Vabre; esperando ver los barcos más novedosos, pedir autógrafos a los patrones, hacerse una foto con ellos, visitar los números stands, hacer compras, asistir a actuaciones, intentar aprender “capoeira”, comer platos típicos normandos o brasileños. En la edición de 2017 visitaron la dársena de Paul Vatine 480.00 personas. Prácticamente se ha duplicado la participación para esta edición de 2019 respecto la de 2017, pasando de 37 veleros a 60. Cuando además hay una clase menos, en vez de competir los Class 40, Multi 50, IMOCA 60 y Ultime; en la línea de salida estarán 27 Class 40, tan solo tres Multi 50 y 30 de la clase IMOCA 60. Tan solo hay un equipo 100% femenino, el «4myplanet» de Alexia Barrier y Joan Mulloy; nueve tripulaciones mixtas a bordo de «Banque Populaire X», «Campagne de France», «Initiatives – Coeur», «Macsf», «Pip Hare Ocean Racing», «Up Sailing, unis pour la planète», «Entraide Marine-Adosm» y el «Eärendil». El marino más joven es Basile Bourgnon, que con 17 años y 5 meses está a bordo del Class 40 «Edenred». El decano de la regata es Halvard Mabire con sus 62 años. Y los que más participaciones cumulan son Marc Guillemot, con 11, y Kito de Pavant con 10. Las primeras 600 millas es una de las partes más difíciles del total de 4.350 millas de la Transat Jacques Vabre. Con un doble problema, tener que navegar 230 millas por el Canal de La Mancha desde Le Havre hasta la isla de Ouessant, zona de fuertes mareas y corrientes; y el segundo plato es el siempre eterno Golfo de Vizcaya, el cual cruzan en diagonal 370 millas desde Ouessant hasta cabo Villano. Teóricamente, la predicción meteorológica les será favorable en la jornada del domingo con vientos del noreste provenientes de una alta presión situada al oeste de Irlanda. Aunque a las puertas del Golfo de Vizcaya, se situada una borrasca al norte de las islas Azores; de hecho, este viernes y sábado una dorsal se desplaza hacia el este entre el sur de la costa inglesa y norte francesa, que dejará fuertes vientos del suroeste sobre el Canal de La Mancha rolando al primer cuadrante el domingo; abriéndose una ventana meteorológica con vientos favorables tras la salida. A las 09:24 horas será la primera pleamar en Le Havre, de unos 8,5 metros de altura, estará bajando hasta las 16:31 horas, volviendo a subir hasta las 22:01 horas; casi mismo horario en el puerto de Cherbourg, mientras que en la zona de Saint Malo los cambios de marea se producirán dos horas antes. El lunes en Ouessant la primera pleamar es a las 04:34 horas, la primera bajamar a las 10:59, la segunda pleamar a las 16:53 y la segunda bajamar a las 23:24 horas. Información que los patrones conocen perfectamente para sacarle el mayor provecho durante la navegación por el Canal de La Mancha hacia el oeste, y en el caso de tener que hacer una parada técnica que puertos son los más favorables y sin esclusas. La flota más potente de esta Transat Jacques Vabre es la de la Clase IMOCA 60, prácticamente todos los barcos utilizan “foils” a excepción de unos pocos, y casi todos participaran dentro de un año en la próxima edición de la vuelta al mundo a vela en solitario Vendée Globe. Y muchos ojos están pendientes del nuevo «Hugo Boss», tan radical y extremo como su patrón Alex Thomson; lo podremos ver a partir de las 13:15 horas de este domingo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!