Las extravagantes normas de Berlusconi en su nuevo club

Tras vender el Milan en 2017, Silvio Berlusconi está de vuelta en el fútbol italiano. Tras una larga etapa de 31 años dirigiendo al conjunto rossonero, el que fuera primer ministro de Italia ha comprado por menos de tres millones de euros el Monza, conjunto de la Serie C al que podría llegar acompañado, además, de Adriano Galliani. Su objetivo es nada más y nada menos que «llevarlo a la élite», llegándose incluso a especular con el fichaje de Kaká, quien volvería de su retiro para jugar de nuevo en Italia.

Sin embargo, ‘Il Cavaliere’ tiene unos planes muy concretos en lo que respecta la gestión de su nuevo club. Según ha contado, «quiere algo diferente al fútbol actual» y para ello ha implantado una serie de normas. Amante de la moda como es él, las primeras directrices irían encaminadas al aspecto de sus jugadores: «Tendrán el cabello en condiciones, ya hay un peluquero en Monza que dijo que les cortará el pelo gratis», ha declarado.

Además, Berlusconi exigirá a sus futbolistas no tener «ni barba ni tatuajes» y se cudiará de que vayan «siempre vestidos con sobriedad y a la moda». Otra faceta es la de las relaciones con los aficionados, la cual ha abordado de manera tajante: «Si se les pide un autógrafo, no harán un garabato, sino que escribirán bien claro el nombre y el apellido».

Con todo esto quiere volver a un fútbol, a su entender, donde reine la «elegancia». Estos comportamientos se darán también en el terreno de juego: «Se excusarán con sus rivales en caso de hacerles una falta y tratarán al árbitro como un caballero». Experto en acaparar la atención de los medios, Berlusconi ya ha puesto al Monza en boca de todos, adelantando cómo será el club: «Será un equipo joven, compuesto con jugadores italianos», ha dicho a sus 81 años.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!