Las diez plazas más antiguas de Sevilla

  • Plaza de San Francisco

    Plaza de San Francisco – ABC

    Se tiene constancia de su existencia desde el S.XIII con motivo de la concesión de terrenos por parte del rey Alfonso X «El Sabio» a la colonia genovesa para la construcción de una mezquita, justo en el mismo punto donde hoy está situado el Banco de España.

    Evolución

    Durante el Medievo, la Plaza de San Francisco era una zona comercial. Allí acudían los habitantes de la época para adquirir los productos en las tiendas que se instalaron en los antiguos soportales. Al principio eran de madera que fueron siendo sustituidos por otros de piedra, mármol o material.

    Sus dimensiones eran lo suficientemente grande como para que pudiera pasar un caballo.La rectificación de la línea de fachada entre Chicarreros y Hernando Colón hizo que se perdieran los soportales de la zona este de la plaza.

    Durante los dos siglos posteriores, el lugar albergó un rastro de animales, un mercado de pan, carne, percado y hortalizas en los mesones o tenderetes. Posteriormente se instalaron allí los cambistas, plateros, talleres de impresores, sombrereros y roperos.

    Gracias a su estructura de forma trapezoidal, fue el escenario perfecto para acoger distintas fiestas, torneos, mascaradas, autos de fe inquisitoriales y ejecuciones públicas. Hasta la construcción de la Real Maestranza llegó a acoger corridas de toros que se podían ver desde alguno de los balcones de las viviendas que los propietarios alquilaban.

    La plaza poco a poco perdió su función original a medida que fue adquiriendo importancia administrativa y de representación con la construcción entre 1.527 y 1.534 del nuevo Ayuntamiento o la Real Audiencia. Desde entonces, su fisonomía ha cambiado pero no su estructura, que se ha mantenido casi intacta hasta nuestros días.

  • Plaza de San Lorenzo

    Plaza de San Lorenzo
    Plaza de San Lorenzo – ABC

    Se conoce su actual denominación desde la contrucción de la Parroquia, a finales del S.XIII aunque su trazado actual es debido al proyecto de la segunda mitad del S.XIX.

    Evolución

    Centro geográfico y social del barrio de San Lorenzo, este lugar ha sido testigo de numerosos acontecimientos relevantes para la ciudad. En 1.652, se puso fin al motín del pendón verde iniciado en la calle Feria, ocasionado por la carestía del pan, ahorcando en ella a unos de los amotinados.

    Su proximidad al río Guadalquivir le ha hecho sufrir en más de una ocasión las inundaciones y paso de barcas, permaneciendo inundada hasta dos y tres meses lo que dañaba el pavimento original de piedra.

    Escenario de los funerales del torero Joselito el Gallo en 1.920, marco del jubiloso traslado de la imagen de Jesús del Gran Poder a la nueva Basílica en 1.965 y albergando un taller del imaginero Antonio Castillo Lastrucci.

  • Plaza del Pan

    Plaza del Pan
    Plaza del Pan – ABC

    Se tiene constancia de este enclave urbano desde el S.XIII siendo conocido como Atahonas, palabra de origen árabe que significa «molino de harina» cuya rueda mueve una caballería. También se refiere a un lugar o establecimiento en donde se elabora y se vende el pan denominnado también panadería.

    Evolución

    A principios del S.XIV los datos apuntan a la existencia de puestos de venta de pan proveniente de la cercana localidad de Alcalá de Guadaíra, principalmente. La industria era tan importante y el pan era de tal calidad que era popularmente más conocida como «Alcalá de los panaderos».

    De ahí su denominación como «Plaza del Pan» a pesar de que su nombre oficial es el de «Plaza de Jesús de la Pasión» desde 1914, por iniciativa de los vecinos a favor de la imagen tallada por Martínez Montañés.

    La importancia alcanzada por esta plaza a lo largo de los siglos tiene que ver con su valor de centralidad, ubicada en un espacio estratégico, entre la que fuera mezquita aljama (Iglesia del Salvador) y la alcaicería.

  • Plaza de la Campana

    Plaza de la Campana
    Plaza de la Campana – ABC

    Su historia data de las primeras décadas del S.XVI cuando era conocida como Calle de Pasteleros y de Confiteros, por encontrarse en ella algunos comercios especializados en elaboración de dulces.

    Evolución

    El nombre actual como «La Campana» le fue asignado debido a la existencia de un edificio, ya desaparecido, preludio de lo que actualmente es un parque de bomberos.

    En esa especie de almacén, el ayuntamiento guardaba el material necesario para sofocar los incendios y en lo más alto, coronaba una campana que se hacía sonar en señal de alarma para advertir a todos los vecinos de la zona y convocar a los operarios para dar pronto auxilio.

    A lo largo dle S.XIX y principios del XX esta zona fue conocida como centro comercial y recreativo de Sevilla pues sirve como nexo de unión entre la calle Sierpes y la Alameda de Hércules, zona de diversión y distracción.

    De los establecimientos primitivos tan solo nos queda como baluarte la Confitería La Campana dejando atrás el Café Novedades, que servía como lugar de conciertos denominados de la época «café cantantes», el Café París, punto de reunión en los años 20 de la burguesía sevillana así como de toreros y artistas y la Farmacia Central, derribada en 1978.

  • Plaza del Triunfo

    Plaza del Triunfo
    Plaza del Triunfo – ABC

    Zona que se incorporó a la ciudad durante la época Taifa y conocida, durante el S.XV con el nombre de plaza de los Cantos. En ella se situaban los cantos y sillares que servían para la construcción de la nueva Catedral que se ejecutó durante todo ese siglo.

    Evolución

    Durante los siglos posteriores, adquirió el nombre de Plaza del Hospital del Rey hasta que en 1755, se produjo el terremoto de Lisboa que se sintió, no solo en la capital portuguesa sino en muchos puntos de la península, incluida Sevilla.

    Este temblor tuvo lugar en el momento en el que se celebraba la misa de Todos los Santos en la Catedral, teniendo que salir al exterior todos los fieles que allí se encontraban, sin lamentar ningún herido.

    Desde ese momento y en conmemoración, se levantó en la plaza un templete de estilo barroco llamado Templete del Triunfo de Nuestra Señora de Patrocinio que cuenta en su base con una placa de piedra, con un texto grabado que explica el suceso.

    Este templete otorga el nombre actual al lugar, una zona privilegiada que cuenta en el centro con el monumento a la Inmaculada, colocado en el S.XX y, a su alrededor, con la Catedral Gótica Cristiana con mayor superficie del mundo, las murallas del Alcázar, el Archivo de Indias y la Casa de la Provincia.

  • Plaza Doña Elvira

    Plaza Doña Elvira
    Plaza Do̱a Elvira РABC

    Tras los saqueos de la judería en 1391, Enrique III donó el barrio a Don Pedro López de Ayala de quien lo heredó su hija, Doña Elvira, dando nombre a la actual plaza.

    Evolución

    En el lugar donde hoy se sitúa este espacio abierto y ajardinado se encontraba el palacio donde vivía la familia. Como cualquier vivienda de tal envergadura de la época, contaba con un patio de caballos del que una parte se incorporó a la vía pública, surgiendo así la plazuela original denominada «Plaza de los Caballos».

    El resto del patio se alquiló, en 1577, como corral de comedias llamado «Corral de Doña Elvira», en honor de su antecesora y donde sus gentes acudían a distraerse con las obras representadas. Entre otros exitosos autores, estrenaron obras en el corral de comedias de Doña Elvira, en Sevilla, los mismísimos Lope de Vega y Miguel de Cervantes.

    Tras la prohibición de la actividad por parte del Ayuntamiento, el corral pasó a utilizarse como almacén hasta que, en 1926 se demolió para ensazar el viario y la plaza de los Caballos hasta alcanzar las dimensiones actuales. Además, gracias a la exposición Iberoamericana de 1929, se promueve el embellecimiento realizándose algunas mejoras por parte de Juan Talavera.

  • Plaza del Duque

    Plaza del Duque
    Plaza del Duque – ABC

    Denominada en el siglo XV como plaza del Duque de Medina-Sidonia por encontrarse allí su casa principal aunque posteriormente, en 1841, se le denomina plaza del Duque de la Victoria. Actualmente se la conoce como plaza del Duque.

    Evolución

    De la riqueza arquitectónica con la que contaba en sus alrededores, edificios de gran interés y belleza que incluso dejaron boquiabierto a Felipe II, hoy en día no queda nada.

    Todos fueron sustituidos por otros de carácter comercial: en el lugar que ocupaba el palacio que le dio nombre se construyó un teatro que posteriormente albergó los populares almacenes de tejidos conocidos como Almacenes del Duque.

    Derribado el palacio colindante, el de los Sánchez-Dalp, en el espacio que ocupaban ambos se levanta hoy el edificio de El Corte Inglés. La Iglesia de San Miguel no corrió la misa suerte que otras iglesias de Sevilla llamadas a ser derribadas y en su lugar se construyó el Teatro del Duque y, posteriormente, la Delegación Provicial de Sindicatos.

    Todavía se puede observar la fachada de lo que fue el antiguo palacio de los Cavalieri, demolido para levantar otros almacenes comerciales.

    En cuanto a su estructura, en 1828 se reformó para convertirse en un gran paseo de salón, a la moda del espacio público de la época. Obtuvo el privilegio de ser el paseo más distinguido de la ciudad, el que preferían los sevillanos de su tiempo dando de lado a la decrépita Alameda de Hércules.

    Finalmente, en 1924, se le da la forma que presenta en la actualidad incorporando pavimentación de mármol y la plantación de árboles.

  • Plaza del Salvador

    Plaza del Salvador
    Plaza del Salvador – ABC

    También conocida como plaza del Cementerio ya que parte de su espacio fue usado para tal fin hasta el siglo XVII, donde se enterraban a los muertos del Hospital de San Juan de Dios.

    Evolución

    En sus orígenes, la plaza estaba muy próxima a la primera gran Mezquita Mayor de la ciudad, la Mezquita Aljama, de la cual aún se conserva parte de su patio de oración (sahn) y la base de su torre alminar.

    La plaza debió ser un espacio de recreo y sociabilidad donde, además, se encontraba el zoco en el siglo XI. Tras la conquista de la ciudad por los cristianos, en 1.340 deciden convertirla en la parroquia del Salvador.

    Desde entonces, la plaza ha sufrido varias remodelaciones hasta que en el siglo XX se instala en ella la estatura de Martínez Montañés y se plantan naranjos, tal y como podemos verla hoy en día.

  • Alameda de Hércules

    Alameda de Hércules
    Alameda de H̩rcules РABC

    Remodelación y urbanización del terreno pantanoso en el que se había convertido la zona, cubierto en aguas y foco de enfermedades por un paseo durante el siglo XVI.

    Evolución

    Con el objetivo de sanear la zona, el conde de Barajas drenó con acequias la laguna conocida como la Laguna de la Feria y en su lugar plantó árboles, organizó grandes avenidas, instaló fuentes y la adornó con dos columnas sobre las que se situaron esculturas de Hércules y Julio César.

    Gracias a las actuaciones, el lugar adquirió el nivel de alameda o jardín público y, por su antigüedad, es considerado como el más antiguo de España y de Europa (1.570).

    Fue un concurrido paseo hasta el siglo XVIII. A finales del siglo XIX, la Alameda presentó su mejor estado siendo convertida en un paseo lleno de teatrillos, puestos y quioscos. Llegaron a haber hasta ocho quioscos, de estilo afrancesado, que en 1910-1911 el alcalde de Sevilla impulsaría, y que darían un mayor auge a la Alameda al dedicarse a la venta de bebidas y no sólo de agua, pero que desaparecerían tras la Guerra Civil.

  • Plaza de la Encarnación

    Setas de la Plaza de la Encarnación
    Setas de la Plaza de la Encarnación – ABC

    Uno de los primeros lugares en ser poblados de la ciudad, tal y como revelan los restos encontrados tras las excavaciones. Este inmenso solar urbano es resultado de dos conventos de herencia renacentista que estaban situados en la zona, el Convento de Regina Angelorum y el Convento de la Encarnación.

    Evolución

    Tras la conquista cristiana, numerosos nobles y caballeros se instalaron en la zona, recibiendo el nombre de barrio de Morillo en honor a uno de ellos.

    Las mejores familias sevillanas construyeron allí sus casas-palacio que, tras la compra del Ayuntamiento para ensanchar algunas calles, dio como resultado la creación de un gran solar fruto de las demoliciones.

    El objetivo era crear una gran Plaza Mayor en el corazón de la ciudad desde el que partieran todas las calles periféricas. Con motivo de la Guerra de la Independencia y tras las marcha de los franceses, la ciudad cuenta con un terrreno de 25.000 metros cuadrados sin ningún tipo de uso en el que, poco tiempo después, el Ayuntamiento decide instalar un mercado de abastos (1.820).

  • Lee más: abc.es


    Comparte con sus amigos!

    Leave a Reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *