Las autoridades de Botsuana culpan a una cianobacteria de la muerte de 330 elefantes

El misterio detrás de la muerte de 330 elefantes en Botsuana el pasado mes de mayo ha sido finalmente resuelto. Después de innumerables pruebas científicas, el Gobierno de ese país atribuye la muerte masiva a una cianobacteria. Este tipo de bacterias, que tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis, afloran en el agua y son capaces de producir toxinas que envenenan la fauna terrestre. Una gran parte de los elefantes que murieron aparecieron cerca de los abrevaderos del Delta del Okavango, lo que llevó a las autoridades a deducir que la cianobacteria se encontraba en el agua que bebían.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!