Las 20 empresas con mayores pérdidas de la historia corporativa española | Compañías

Estas son las sociedades españolas, empresas y bancos, que han tenido las mayores pérdidas en la historia empresarial reciente de España. Se incluyen empresas con pérdidas superiores a los 1.500 millones de euros. En la lista aparecen 20 empresas aunque dos de ellas figuran dos veces.

1. Bankia (2012): 19.050 millones

2. Banco Popular (2017): 13.594 millones

3. Catalunya Caixa (2012): 11.856 millones

4. Banco Santander (I semestre 2020): 10.798 millones

5. BFA (2012): 10.791 millones

6. NCG Banco (2012): 7.937 millones

9. Telefónica (2002): 5.576 millones

10. Vodafone Holdings Europe (2019): 4.272 millones

12. Telefónica Móviles (2002): 3.724 millones

16. Banco Popular (2016): 3.485 millones

17. Naturgy (2018): 2.822 millones

18. CAM (2011): 2.713 millones

19. Martinsa Fadesa (2008): 2.471 millones

20. Terra (2002): 2.009 millones

21. IAG (I trimestre de 2020): 1.683 millones

22. FCC (2013): 1.506 millones 

Entre las empresas con mayores pérdidas hay un claro predominio de entidades financieras, sobre todo por la anterior crisis. El estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera provocaron enormes pérdidas a los bancos, sobre todo a los procedentes de cajas de ahorros. Los agujeros de algunas de esas entidades provocaron el rescate de España para recapitalizar la banca. También hay varias pérdidas multimillonarias asociadas al estallido de la burbuja tecnológica. Y otras relacionadas con la transición ecológica. Con la crisis del coronavirus, varias empresas han escalado y se han colocado ya en esta clasificación. Estas son las mayores pérdidas de la historia empresarial española de las últimas décadas:

Bankia (2012): 19.050 millones

Bankia cerró 2012 con unas pérdidas récord en la historia empresarial española: 19.050 millones de euros. Esos fueron los números rojos del grupo bancario el año en el que fue intervenido y nacionalizado y no han sido nunca superados. Las provisiones para sanear créditos dudosos y activos inmobiliarios en balance explicaron las pérdidas récord. Así, la entidad dotó un total de 23.907 millones de euros durante el ejercicio, y a final de año transfirió 19.467 millones en activos al banco malo, la Sareb. Como otras entidades financieras, Bankia, fruto de la fusión de siete cajas de ahorros, sufrió el estallido de la burbuja inmobiliaria tras la crisis financiera de 2008. Su agujero y el de otras entidades provocaron que el Gobierno español pidiera un rescate europeo para recapitalizar la banca.

Banco Popular (2017): 13.594 millones

Banco Popular perdió 13.594 millones de euros en 2017, el año de su desaparición, el ejercicio en el que fue liquidado por las autoridades europeas y vendido al Santander, en el mes de junio, ante sus problemas de liquidez. La entidad multiplicó sus pérdidas en el ejercicio frente al resultado obtenido en 2016 cuando se apuntó unos números rojos de 3.485 millones de euros.

Catalunya Caixa (2012): 11.856 millones

Los números rojos de CatalunyaCaixa ascendieron en 2012 a 11.856 millones de euros, después de recibir 9.084 millones de euros para ser capitalizada y traspasar al banco malo activos problemáticos por valor de 16.496 millones de euros. El precio de transferencia de sus activos a la Sareb fue de 6.708 millones de euros. La diferencia con el valor de los activos problemáticos, de 9.788 millones, ha provocado el grueso del agujero con el que cerró el año la entidad, mientras que el resto se explica por las dotaciones que tuvo que realizar. La entidad fue luego absorbida por BBVA.

Banco Santander (I semestre 2020): 10.798 millones

Santander ha registrado unos números rojos históricos en la primera mitad de 2020 como consecuencia de varios ajustes contables por el impacto del Covid. La entidad que preside Ana Botín sufrió pérdidas por 10.798 millones de euros en el primer semestre, frente al beneficio de 3.231 millones de un año antes, tras apuntar una actualización del fondo de comercio sus filiales y otros ajustes por 12.600 millones de euros. Tras el impacto de la pandemia en las previsiones económicas, el banco ha actualizado el valor del fondo de comercio de sus filiales y se ha anotado en sus cuentas un cargo extraordinario sin efecto en caja de 10.100 millones. De esa cifra, 6.101 millones corresponden al negocio en Reino Unido, 2.330 millones a Estados Unidos, 1.192 millones a Polonia y 477 millones a Santander Consumer Finance. Además, el grupo ha realizado un ajuste de 2.500 millones de euros en los activos por impuestos diferidos del grupo consolidado tributario en España.

BFA (2012): 10.791 millones

En el mismo año en que Bankia estableció el récord de pérdidas, el conglomerado Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, sufrió unos números rojos después de impuestos de 21.238 millones. Sin embargo, su resultado atribuible fueron pérdidas menores (10.791 millones) porque solo controlaba el 52% de la entidad cotizada y el 48% de las pérdidas se atribuyen a los accionistas minoritarios. Estas cifras estaban en línea con lo previsto en el plan de reestructuración de la entidad y se producen después de realizar provisiones por 26.845 millones de euros.

NCG Banco (2012): 7.937 millones

La filial española del gigante de la informática dedicada a la tenencia de valores extranjeros registró pérdidas de 5.943 millones en 2002, el año de la fusión de HP y Compaq. Esas pérdidas fueron consecuencia de la fusión de las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE) que tanto HP como Compaq tenían en España. En aquel momento, gueron las mayores pérdidas societarias que habían trascendido en una sociedad española. Es posible que haya otras sociedades instrumentales en España que hayan sufrido fuertes pérdidas y no estén recogidas en esta lista.

Telefónica (2002): 5.576 millones

El Grupo Telefónica presentó pérdidas récord de 5.576,8 millones en 2002 con César Alierta como presidente. La operadora explicó este resultado por los saneamientos de activos y gastos de reestructuración asociados al negocio de UMTS en Europa, los saneamientos de la inversión en Terra Lycos y en Mediaways, que ya había anunciado al cierre del primer semestre de ese ejercicio.

Vodafone Holdings Europe (2019): 4.272 millones

Telefónica Móviles (2002): 3.724 millones

Telefónica Móviles cotizaba en Bolsa como una filial de Telefónica con sus propios resultados, al igual que otras compañías del grupo como Terra o TPI. El subgrupo Telefónica Móviles cerró el año 2002 con unas pérdidas de 3.724 millones, debido al saneamiento de activos y reestructuración de las operaciones del negocio de telefonía de tercera generación (UMTS) en Alemania, Austria, Suiza e Italia, por un importe de 5.049,8 millones, realizado al finalizar el primer semestre.

Banco Popular (2016): 3.485 millones

En el año anterior a su caída, el Popular registró en 2016 las mayores pérdidas de su historia: 3.485 millones.Destinó 5.692 millones a provisiones para cubrir la depreciación de los activos inmobiliarios y para la devolución de las cláusulas suelo. El presidente, Ángel Ron, responsabilizó de la crisis del banco a la depreciación inmobiliaria, los bajos tipos, la sobrerregulación, la competencia desleal de bancos con ayudas del Estado y las resoluciones desfavorables de los tribunales.

Naturgy (2018): 2.822 millones

Naturgy cerró 2018 con pérdidas de 2.822 millones de euros, fruto del deterioro de activos de su negocio de generación en España de 4.851 millones de euros realizado en la primera mitad del ejercicio. A finales del mes de junio de ese año, con motivo de la presentación de su nuevo plan estratégico, Naturgy anunció esa adecuación de los activos en libros que pasó de 9.300 a 4.400 millones.

CAM (2011): 2.713 millones

La entidad, que el Banco de España se vio obligado a intervenir y que fue adquirida por Banco Sabadell (único postor), cerró su último ejercicio en solitario con unas pérdidas de 2.713 millones de euros.

Martinsa Fadesa (2008): 2.471 millones

El estadllido de la burbuja inmobiliaria que afectó principalmente al negocio residencial lastró con fuerza las cuentas de Martinsa Fadesa, que sufrió en 2008 unas pérdidas de 2.471 millones de euros, fundamentalmente por las provisiones realizadas por la depreciación de activos. Ese año la compañía entró en concurso de acreedores.

Terra (2002): 2.009 millones

 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!