La vagina que salvó la Nochevieja en Brasil

Jair Bolsonaro planeó y ejecutó una coreografía de “macho” para iniciar 2021. A bordo de una lancha, se acercó a Praia Grande, en la costa del estado de São Paulo, donde se amontonaban cientos de bañistas aunque la cifra de muertos por covid-19 en Brasil ya se acercaba a los 200.000. Después de saludar a adultos y niños, se lanzó al mar y nadó hasta la multitud. Atravesó la masa de gente como si le ungieran, ovacionado por gritos de “¡mito! ¡mito!”. Funcionó tan bien que incluso repitió el bautismo días más tarde, cuando caminaba sobre la arena como el mesías de su segundo nombre. La escena calculada tiene gran potencial simbólico. Horrorizó al mundo en trances pandémicos, pero no avergonzó a una parte significativa de brasileños. Si las elecciones se celebraran hoy, el presidente brasileño tendría grandes probabilidades de ganarlas.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!