«La Tierra debería ser una fiesta para la vida»

La intensa y «apasionada» relación de Crystal Fighters con nuestro país ha abierto las puertas para que dos bandas españolas, Belako y Los Nastys, hayan sido las elegidas para telonear su gira peninsular, «una de las más divertidas siempre que salimos a recorrer el mundo», asegura su cantante y guitarrista Sebastian Pringle.

El grupo británico ya ha pasado por varias ciudades de la piel de toro y esta noche llega al Wizink Center para presentar su nuevo trabajo, «Gaia & Friends», que describen como «una instantánea del tiempo y un capítulo de la música», y que cuenta con la colaboración de la sudafricana Petite Noir y de artistas hispanohablantes como la cantante y compositora chilena Soledad Vélez o la superestrella colombiana Bomba Estéreo.

«El título del disco es un reflejo de la visión que el grupo tiene sobre el mundo y la existencia: “Gaia” representa a la Madre Tierra y “Friends” a los habitantes que hay en ella. La humanidad, los animales y la vida vegetal, coexisten en el momento, y el planeta representa una gran fiesta para la vida de muchas formas, o al menos así es como debería ser. Las canciones tocan temas de unidad, inclusión, conservación y conexión, recordándonos que debemos respetar el mundo en el que vivimos».

Espiritualidad

Para Pringle y los suyos, esta búqueda de la espiritualidad, de una conexión real y respetuosa con nuestro entorno, no es un tema precisamente menor en los tiempos que corren. «La abrumadora presencia de la tecnología en nuestras vidas puede hacernos perder la perspectiva de quiénes somos en realidad, y de qué es lo que tiene valor de verdad», asegura el «front-man» de los luchadores de cristal, un colectivo que, lejos del extremismo, aboga por «el equlibrio entre lo natural y lo artificial».

Prueba de ello es su propia música, un mejunje de elementos electrónicos y analógicos que apunta al desenfreno en la pista de baile tanto como a la reflexión en la mente. «Me parece una descripción estupenda de lo que son los Crystal Fighters en la actualidad» dice Pringle, un tipo que hace cinco años tuvo que lidiar con la misma tragedia que ahora mismo afrontan los miembros de The Prodigy, tras la muerte de Keith Flint. «Perder a un miembro de tu grupo es algo muy, muy difícil de sobrellevar. La muerte de Andrea (Marongiu, baterista) fue un shock que nos dejó muy hundidos, pero con el tiempo aprendes a vivir con ello. No te queda otra, tienes que hacerlo».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *