La recuperación de Catherine Deneuve será lenta y dura

Catherine Deneuve sufre «achaques imprevistos» y se recupera menos rápido de lo previsto, tras ser hospitalizada de urgencia la madrugada del pasado día 6. Las secuelas del accidente cerebrovascular isquémico» limitado y reversible» sufrido durante el rodaje de la nueva película de Emmanuelle Bercot han sido «contenidas», pero quedan en suspenso un rosario de achaques, consecuencia del consumo excesivo de alcohol y tabaco. Según todas las fuentes familiares, Deneuve come, bebe y reposa correctamente. Pero la recuperación definitiva será más larga de lo previsto. No está nada claro que la actriz pueda volver a rodar a muy corto plazo. Cuando salga del hospital, en una fecha todavía imprevista, serán necesarias varias semanas antes de poder a una vida «relativamente normal». Deneuve tendrá que sufrir una cura de adelgazamiento. Deberá renunciar al tabaco, la bebida y a «los placeres de la mesa». A sus 76 años, Catherine Deneuve deberá comenzar «una nueva vida», renunciado a los «excesos» que ahora paga en el hospital. «Su cerebro está bien. La recuperación sigue su curso, más lenta de lo previsto. No sufre ningún déficit motor. Pero deberá respetar un reposo más o menos forzado», comenta una fuente médica. Excesos Cuando los amigos, amigas y vecinos de Catherine Deneuve hablan de «excesos» hacen referencia a unos hábitos personales que vienen de muy lejos. Una vieja «complice», antigua amiga y cliente de Yves Saint-Laurent los resume de este modo: «Catherine amó, vivió, comió y bebió mucho, mucho, desde hace cincuenta años. Seguía amando, viviendo, comiendo y bebiendo con mucha pasión. A su edad, todo esos excesos terminan pagándose». «Pagándose» es la manera convencional de evocar los síntomas no solo físicos de una vida fiel a sus pasiones: una silueta que debe cubrir con «capas» y «velos» unos contornos siempre más incontrolados; un rostro siempre necesitado de nuevos cuidados y cosméticos, en cantidades siempre más altas; una «movilidad» necesitada con mayor frecuencia de un brazo y acompañamiento amigo para evitar o aplazar los recursos físicos menos agraciados de un bastón… Catherine Deneuve fue elegida, en 1985, para representar la silueta de Marianne, el personaje emblemático de la nación, cuyo busto, retrato y silueta, está presente en todas las alcaldías y lugares oficiales de Francia. Apenas han pasado treinta y cuatro años. De Marianne, figura representativa de toda la Nación, la actriz paso a convertirse en un arquetipo, una leyenda, la actriz más internacional de Francia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!