La protesta chilena asume ahora la bandera indigenista

Santiago Guardar

El foco de las movilizaciones en Chile se trasladó ayer al sur. Con marchas, concentraciones, ceremonias ancestrales y ritos religiosos, el pueblo mapuche que habita la zona de la Araucanía -unos 700 kilómetros al sur de Santiago- recordó el asesinato del joven activista Camilo Catrillanca, ocurrido hace un año cuando recibió un balazo en la cabeza disparado por una patrulla policial. El primer aniversario del crimen del joven mapuche coincidió con la persistente crisis política y social que agita a Chile desde hace casi cuatro semanas.

La tarde del 14 de noviembre del año pasado, Camilo Catrillanca, de 24 años de edad al momento de su muerte y padre de dos hijos, conducía un tractor acompañado de un joven de 16 años, identificado como M.A.C., en la comuna de Temucuicui, cuando fue interceptado por un operativo policial que perseguía a un grupo de personas que habían robado un auto horas antes. Ya dentro del cerco tendido por las Fuerzas Especiales de Carabineros, el sargento Carlos Calderón disparó su fusil contra Catrillanca, quien recibió el impacto en la parte posterior de la cabeza.

La patrulla policial, que borró sus registros de vídeo, los mandos superiores y el propio intendente de la región, Luis Mayol, afirmaron que el joven mapuche era «un delincuente», partícipe del asalto que motivó el operativo policial. Sin embargo, el niño de 16 años que acompañaba a la víctima, que sufrió torturas por parte de la Policía, entregó una versión que luego fue confirmada en las investigaciones judiciales y que llevaron a la cárcel al autor de los disparos, y a los siete policías que ayudaron en el encubrimiento del crimen. El intendente regional, al igual que un general de carabineros, fueron destituidos.

Para este jueves, fueron convocadas más de 45 manifestaciones en todo el país para conmemorar la muerte de Catrillanca, quien fue dirigente estudiantil y activista en la reuperación de tierras del pueblo mapuche. Según el censo de 2018, el 9,9 por ciento de la población de Chile declara su origen mapuche, que alcanza una cifra superior a 1,7 milones de personas. Sin embargo en la zona de la Araucanía hay solo 300.000 mapuches ya que la mayoría se han desplazado hacia la región metropolitana de Santiago y otras grandes ciudades, dados los altos niveles de pobreza en las tierras indígenas.

A tempranas horas de ayer, una patrulla policial en los caminos rurales de Ercilla fue emboscada con disparos de escopeta y un carabinero resultó herido con perdigones. La acción -que no ha sido reivindicada por organizaciones mapuche- se produjo pese a la petición del padre de Catrillanca, Marcelo Catrillanca, que llamó a movilizarse «con tranquilidad». «Priorizamos la vida y le decimos a la gente que se manifeste con tranquilidad y se resguarde. No quisiéramos lamentar la muerte de nadie, mapuche o no mapuche, para nosotros sería revivir el dolor y enterrar otro ser humano, como hicimos con Camilo», dijo, momentos antes de encabezar una enorme columna de indígenas que marchó desde Ercilla hasta Temucuicui, acompañado de «waichafes» (guerreros) a caballo.

Una marcha en Temuco, capital de la Araucanía terminó con fuertes choques con la Policía, mientras en Santiago millares de personas comenzaban a concentrarse en la céntrica Plaza Italia. En el puerto de Valparaíso los manifestantes levantaron algunas barricadas, al tiempo que en Concepción -la segunda ciudad chilena más populosa- se producían escaramuzas en el centro y en los barrios universitarios.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!