La Policía Local de Málaga también patrulla en YouTube | Blog Diario de España

“Bienvenidos a este nuevo videazo, este capitulazo, este pepinazo de vídeo. Algo súper épico mi gente”. Al más puro estilo de Internet, el youtuber malagueño Gamer Machine presentaba así uno de sus últimos trabajos en las redes sociales a finales del pasado mes de agosto. Con casi un cuarto de millón de seguidores, su cuenta de YouTube está repleta de vídeos relacionados con el videojuego Gran Thief Auto (GTA) 5, pero esta vez las imágenes estaban protagonizadas por personas reales. Eran los miembros del Grupo de Operativa de Apoyo (GOA) de la Policía Local de Málaga. Durante los 18 minutos de imágenes, los agentes muestran sus escudos, arietes, uniformes, cuentan su trabajo e incluso lo muestran en un control real. “Nos gusta mostrarnos tal y como somos, que se vea el trabajo que realizamos, y colaborar con este youtuber era una oportunidad única para acercarnos a los más jóvenes”, cuenta José Luis Toledo, subinspector de la Policía Municipal malagueña y principal valedor del canal de YouTube de este cuerpo policial. El vídeo supera ya las 300.000 visualizaciones.

La relación entre Gamer Machine —Víctor García, de 33 años— y la policía local de la ciudad andaluza arrancó en 2018. El malagueño comenzó a subir en diciembre de 2017 vídeos relacionados con GTA 5 en los que se mete en la piel de policías que van patrullando la ciudad y deteniendo a delincuentes. Un año después, tuneó los vehículos del juego a imagen y semejanza del cuerpo policial de la capital de la Costa del Sol: logotipo, pegatinas, indicativos luminosos y todos los demás detalles. “La verdad es que nos llamó muchísimo la atención”, cuenta Toledo. García ya había hecho lo mismo con otras policías como la de Logroño o Algeciras, pero se sentía especialmente contento de poder patrullar como un agente de su ciudad. “Nunca me he planteado ser policía, pero sí que me ha llamado siempre la atención su labor”, dice el malagueño, que quedó sorprendido cuando este verano recibió un correo electrónico del subinspector José Luis Sánchez diciéndole que se pasara un día por la jefatura para conocerse. “Pensé que alguien se estaba riendo de mí”, asegura.

Comenzó ahí una colaboración entre el youtuber y la Policía Local de Málaga que se ha plasmado, por ahora, en tres vídeos. El primero estuvo centrado en el trabajo del GOA, el segundo en la unidad canina y el tercero en el grupo de caballería. “Creemos que la mejor forma de acercarnos a los jóvenes es a través de las redes sociales, y con su ayuda lo estamos consiguiendo”, cuentan en el cuerpo policial. “Mucha gente tiene el punto de vista de que los policías solo te multan, que no te dejan hacer nada”, dice García, que pregunta: «¿Pero a quién llamas cuando te roban o te pasa algo?». El joven cree que sus vídeos son una gran oportunidad para conocer las tripas del trabajo que realizan los más de 800 agentes que conforman la plantilla Policial Municipal en Málaga. “Entre mis 230.000 seguidores hay muchos adolescentes y jóvenes y creo que es importante que sepan cómo es el día a día de estas personas para que haya más respeto a su trabajo”, insiste.

Además de la policía malagueña e incluso los bomberos de la ciudad, el youtuber también ha subido vídeos protagonizados por vehículos de los cuerpos policiales Valencia, Algeciras, Logroño o Cuenca, así como de la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía e incluso con la participación de otros servicios públicos, como las ambulancias del 061 en Andalucía. Con todos ellos, el usuario realiza controles en las carreteras, asistencia a heridos y detenciones de delincuentes. Eso sí, hay dos grandes diferencias con la realidad. La primera, que los escenarios del videojuego son las calles y ciudades de Estados Unidos. La segunda, que basta apenas un leve movimiento de cualquiera de los muchos sospechosos con los que se topan para que los agentes abran fuego. “Afortunadamente, lo que se ve en sus imágenes no son la realidad: ni hay tanto malo en la calle ni, por supuesto, se usan tanto las armas de fuego”, concluye José Luis Toledo.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!