La pandemia deja sin tango las noches de Buenos Aires

“Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver, no habrá más penas ni olvido”, canta Carlos Gardel en uno de los tangos más nostálgicos dedicados a la capital argentina. La pandemia de la covid-19 ha impedido que este agosto aterricen en la ciudad bailarines de todo el mundo para competir en el mundial de tango y participar en el festival. Su presencia, por primera vez en la historia, tendrá que ser virtual, como lo son también, desde el pasado marzo, las clases y los espectáculos de un baile declarado patrimonio inmaterial de la humanidad. En el silencio de las noches de Buenos Aires sin tango, los trabajadores levantan la voz contra la precarización del sector y exigen ayudas al Gobierno, mientras se unen para sobrevivir y planear el deseado regreso.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!