La oposición denuncia que el régimen cubano manipula la visita de los Reyes

Corresponsal en La Habana Guardar

La oposición cubana está preocupada por la manipulación que el regimen pretende hacer de la visita de los Reyes de España a la isla el próximo lunes 11 de noviembre. El hecho de que muchos cubanos ignoren el funcionamiento del sistema político español y no sepan que Sus Majestades se limitan a cumplir un mandato del Gobierno socialista de Pedro Sánchez ha disparado las alarmas. Opositores, activistas proderechos humanos, artistas y periodistas independientes, así como otros miembros de la sociedad civil cubana, han firmado en la plataforma change.org su oposición a esta visita a la isla organizada por el Gobierno de Pedro Sánchez y critican que la iniciativa se aparta de la defensa de los valores democráticos, el respeto de los derechos más básicos, el pueblo español, y el «pueblo cubano que lucha, en desventaja, por su libertad».

El documento, que además recoge el sentir popular a lo largo del país por el recrudecimiento de la crisis económica y financiera y el aumento de la represión a la sociedad civil, repudia «la complicidad con la dictadura cubana por parte del Gobierno español actual, evidenciada por el hecho ofensivo y vejatorio de enviar a sus Majestades a un país donde se violan permanentemente los derechos humanos, pero además, por ofender premeditadamente a la sociedad civil cubana, al impedir que exponga su realidad ante la distinguida visita».

Considera el escrito que la visita supone un respaldo para las «sostenidas violaciones de la dictadura», «las desapariciones forzosas, el presidio político, el abuso de género, y todas las expresiones contemporáneas de la esclavitud».

La disidencia cubana ve en la primera visita de Estado de los Reyes de España a Cuba, con el pretexto del 500 aniversario de la fundación de su capital, una forma de proporcionar al régimen un balón de oxígeno en medio de las dificultades que atraviesa, con una grave crisis económica y las sanciones de Estados Unidos.

Por su parte, Manuel Cuesta Morúa, portavoz de Arco Progresista y coordinador de la «Propuesta 2020», comentó en exclusiva para ABC que «a un régimen que carece de la triple legitimidad imprescindible para la gobernanza democrática: la del voto popular, la de la legitimidad de funciones y la de los que actúan bajo el imperio de la ley, no se le debería otorgar la legitimidad externa que ofrece una monarquía constitucional».

Loading...

«A falta de un serio compromiso de los Gobiernos españoles con Cuba, creo correspondería a la Zarzuela, aunque resulte paradójico, fortalecer los lazos democráticos entre España y Cuba».

«Cuando la socialdemocracia española presentó en 1979 una moción de censura para impedir o retrasar el viaje del entonces Rey Juan Carlos a la dictadura de Videla en Argentina, Juan Carlos por cierto fijó una postura a favor de los valores democráticos inmejorable. Las razones de la socialdemocracia española en aquel momento eran harto convincentes. Ahora la socialdemocracia española prepara una visita a otra inefable dictadura, que acaba de aprobar una Constitución solo para violarla, sin el mínimo rictus democrático cuando, cuarenta años después, aquellas mismas razones solo se desplazaron a un archipiélago en el Caribe»; recordó Morúa.

Los símbolos

Alegando que en ocasiones los símbolos son toda la política, Morúa cuestionó que, si esta visita no sirve en términos estratégicos ni para los mismos Reyes, realmente no se capta su sentido político. «Se dice que los Reyes no visitan regímenes sino países, lo que solo sería cierto si los Reyes extienden la mano a una representación del país entero: un país, en otro sentido, tan plural como lo es España. En términos de consideración con la imagen, los cubanos merecemos ser mejor tratados», apuntó, en alusión al malestar entre la disidencia por no poder reunirse con Don Felipe durante su estancia.

El opositor y miembro de la plataforma Estado de Sats, Claudio Fuentes, declaró recientemente que, aunque los Reyes de España rechazaron coincidir en su visita con los dictadores Daniel Ortega y Nicolás Maduro, «no pueden rechazar y condenar a Maduro y reunirse formalmente y tener negocios con el dueño de la marioneta en La Habana».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!