La odisea de estar casi 24 horas sin poder bajar de un avión

El vuelo de Aerolíneas Argentinas de Roma a Ezeiza todavía no pudo llegar a destino y los pasajeros sufrieron la demora Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

El vuelo AR 1141 de Aerolíneas Argentinas salió ayer, hora de Roma 19,30 del aeropuerto de Fiumicino, y debería haber llegado al Aeropuerto de Ezeiza antes de las 5 de la mañana. Sin embargo, por las malas condiciones del tiempo, las idas y vueltas de la nave, los pasajeros recién pudieron descender de la aeronave pasadas las 13 horas de hoy. Y lo hicieron, además, en el aeropuerto de Rosario. Si se considera que las 19.30 de Roma son las 14.30 de Argentina, los pasajeros habían pasado casi un día sin poder bajar del avión. Y con la incertidumbre de no recibir información.

Astrid Pikielny es periodista, escribe en LA NACION y fue una de las pasajeras que vivió la odisea de este vuelo de Aerolíneas, que no llegó a su destino original de Ezeiza por las pésimas condiciones de tiempo y fue desviado al aeropuerto de Rosario, donde estuvo unas cinco horas detenido -sin que nadie pudiera bajar-. Alrededor de las 10 de la mañana, el avión despegó hacia Ezeiza, donde nunca pudo descender, y luego de sobrevolar la zona por una hora y media, regresó a Rosario.

Algunos de los vuelos que debían aterrizar en Ezeiza fueron desviados a Rosario Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Loading...

El clima que vivían los pasajeros que soportaron tanto tiempo en el avión se volvió complicado, sobre todo “la última hora antes de bajar”, dice Pikielny a LA NACION. De acuerdo a la periodista: “Eso se dio porque no informaban si bajábamos o no. En ese momento, la gente arriba de la aeronave decía: ‘Yo no vuelvo a despegar y aterrizar. Quiero bajar. Quiero que me arreglen el traslado por tierra’. No circulaba aire, había un encierro terrible”.

La periodista agregó que tampoco les dieron nada de comer durante la estancia obligada en el avión. “Estuvimos casi hasta la una en el avión, los baños estaban inutilizables, había gente que se sintió mal y subieron paramédicos a atenderla”, cuenta Pinkerly, y añade que, si bien no había niños pequeños en la nave, “había gente mayor, una señora en silla de ruedas, y muchos extranjeros que no podían creer lo que pasaba y la falta de información”.

En Rosario, luego de esperar más de una hora, los pasajeros recién pudieron bajar. Lo último que se sabe, es que los pasajeros, luego de haber estado casi 24 horas encerrados en un avión y de hacer largas colas en los mostradores de la aerolíneas, pudieron reprogramar sus vuelos. “Pero nos dijeron que en Rosario no tienen el vehículo necesario para bajar las valijas del avión, que hay que ver si se pasan a retirar luego por Ezeiza o te las hacen llegar”, cuenta Pikielny.

Los pasajeros quedaron varados en el aeropuerto de Rosario Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Todo esto se da en el contexto de demoras, cancelaciones y desvíos de vuelos como consecuencia de las malas condiciones de tiempo y las tormentas eléctricas que cayeron sobre Buenos Aires en los últimos días, que hace que no pueda haber gente en pista ni que se cargue combustible, motivo por el cual había muchos aviones en la plataforma. “Esto se va a ir normalizando a medida que baje la intensidad de las alertas rojas”, indicaron fuentes de Aeropuertos Argentina 2000.

Los pormenores del vuelo

“Despegamos de Roma ayer a las 19.30, hora de allá. Fue un vuelo tranquilo, nos dijeron que había tormenta en Buenos Aires y que podría haber una turbulencia, pero a una hora de llegar nos dijeron que se desviaban a Rosario -cuenta Pikielny-. La verdad que agradezco que nos hayan desviado porque conozco gente de un vuelo de Lufthansa que intentó bajar en Ezeiza y vivieron escenas de terror, con gente descompuesta, vomitando y se terminaron desviando también a Rosario”.

Muchos de los pasajeros del vuelo AR1141 regresarán a Buenos Aires a las 18, pero las valijas lo harán más tarde Crédito: Astrid Pikielny

A continuación, continua el relato: “Llegamos cinco menos cuarto de la mañana a Rosario -Aeropuerto Internacional Islas Malvinas-, y estuvimos adentro del avión hasta las 9 y media de la mañana, casi cinco horas. Todo ese tiempo encerrados en el avión esperando a ver qué pasaba. Sin poder bajar, sin comer, ni nada”.

Finalmente, el avión decidió con destino al Aeropuerto Internacional de Ezeiza: “Decidieron volver a salir a las 10 de la mañana. Para nada. Estuvieron una hora y media sobrevolando la zona, pero no llegaron a acercarse al aeropuerto”, cuenta Pikielny.

“La explicación de los pilotos fue que de Aeropuertos Argentina 2000 les avisaron tarde que no había lugar para bajar y estacionar el avión”, cuenta la periodista en comunicación telefónica desde Rosario, donde espera que se resuelva de algún modo su situación para regresar a su hogar.

“Despegamos de Rosario con la información errada y tuvimos que volver -señala la periodista- El problema que hay es que nadie se hizo responsable y hay una cadena de responsabilidades”.

En Rosario, a la espera de respuestas

En el aeropuerto de Rosario, y luego de esperar un tiempo antes de tener respuestas, los pasajeros del vuelo AR 1141 están realizando la cola para que la compañía reprogramar su regreso a Buenos Aires.

En Rosario, las personas del vuelo aprovechan para caminar luego de tantas horas de encierro, y para comer. El lugar de comidas que hay en el aeropuerto, colapsó. “Como corresponde a un 12 de octubre, el lugar ‘se hizo la América'”, bromea Pikelny.

El vuelo de Aerolíneas Argentinas de Roma a Ezeiza todavía no pudo llegar a destino y los pasajeros sufrieron la demora Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

Según testimonios de otros pasajeros, en el lugar cobran una hamburguesa $318 y a los turistas extranjeros -que hay muchos, por el desvío de los vuelos- les aceptan el pago en dólares, y se los toman a $45.

Finalmente, los pasajeros recibieron la respuesta y algunos de ellos van a viajar a las 18, otros en un vuelo siguiente y otros harán reconexiones de vuelo. Las valijas, en tanto, volverán a Buenos Aires con el avión del vuelo original, y luego se arreglará cómo se hace la entrega a cada pasajero.

Explicaciones oficiales

En cuanto al porqué se dio la orden al avión de Aerolíneas Argentinas de poder volar de Rosario a Ezeiza y que después tuviera que regresar, en Aerolíneas Argentina 2000 señalaron que “los que dan las órdenes de despegue y aterrizaje son los que manejan las torres de control, que depende de EANA (Navegación Aérea Argentina)”.

Desde EANA, en tanto, señalaron que la información sobre este tema corresponde a la aerolínea. Finalmente, fuentes de Aerolíneas Argentinas explicaron que en estos casos, los aeropuertos abren y cierran de manera “intermitente”.

Lo que sucedió en este caso fue que “en un momento se despega porque parece que se puede aterrizar y luego se vuelve a cerrar”. Señalaron que esto fue precisamente lo que ocurrió con el vuelo de aerolíneas procedente de Roma.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!