La nueva vida del heredero único de Camilo Sesto

Víctor Abril

Apenas 48 horas después de la incineración de Camilo Sesto -fallecido hace una semana en el hospital Quirón de Madrid- su hijo Camilo Blanes Ornelas (35 años) se instalaba en la casa en la que el artista se refugió en sus últimos años: el célebre chalé-fortaleza en la colonia La Berzosa, en Torrelodones, que el propio Camilo Sesto blindó aún más tras sufrir un violento asalto en la madrugada del 12 de enero de 2013, cuando tres tipos vestidos de camuflaje y con armas blancas le amordazaron, mientras desvalijaban la propiedad. Se llevaron joyas, relojes, aparatos electrónicos y 2.500 euros. Miguel Ángel de Ruz, el antiguo representante del cantante, y Pedro Luis Rodríguez-Almeida, exproductor, fueron detenidos por la Guardia Civil, seis meses más tarde, como sospechosos de ser los cerebros de un golpe que para Camilo fue un auténtico mazazo moral. Ahora, seis años después de aquel episodio, Camilo Jr. ha desembarcado en el que fuera santuario de su llorado padre.

Procedente de México, el heredero de Camilo Sesto llegó a tiempo para despedirle en la SGAE, donde se instaló la capilla ardiente por la que transitaron miles de fans. Junto a él, su madre, Lourdes Ornelas, con quien el cantante jamás se llevó bien. Tan tensa era su relación, que en las contadas ocasiones en las que Ornelas acudía al chalé de Torrelodones por asuntos domésticos, Camilo Sesto la obligaba a entrar por la puerta de servicio. Daba igual que fuera la mujer que alumbró a su único hijo o que en tiempos hubiera ejercido como presidenta de su club de fans en México, su país natal, donde trabaja como relaciones públicas de artistas y colabora con Televisa y la revista «¡Hola!». En los últimos años, los desencuentros entre el artista alicantino y quien fuera una de sus mayores admiradoras fueron tantos y tan profundos -«Camilo es un muñeco sin voluntad. Las personas de su entorno le tienen abducido», llegó a decir-, que Lourdes Ornelas ha desistido acomodarse en la casa de su ex, aunque no dudó en acompañar a su hijo el día de su desembarco en Torrelodones. En llamadas telefónicas al chalé, ABC ha intentado ponerse en contacto con Camilo Jr. a lo largo de esta semana, pero cuando no estaba jugando al tenis, se encontraba durmiendo la siesta.

Miami y Madrid

Camilo Sesto siempre se volcó con su único vástago, por quien abandonó su vida de artista en activo. Por él se instaló en Miami y con él regresó a Madrid, donde pasaron momentos muy felices. Siempre le procuró la mejor educación. Le matriculó en Arte Dramático en Los Ángeles, en el Lee Strasberg Theatre & Film Institute, pero jamás se le pasó por la imaginación que el chico decidiría seguir sus pasos en el mundo de la música. Cuando se lo comentó, Sesto le respondió tajante: «Lo que tienes que hacer es estudiar Derecho y defender mis intereses».

Camilo Sesto y su hijo, en 1989, en Mallorca – EFE

En los últimos tiempos, sin embargo, relajó su postura y acabó animando a Camilín -como también se conoce al joven- a dedicarse con ahínco a su verdadera vocación y componer sin desmayo. Y eso ha hecho. Ahora tiene pendiente lanzar al mercado un disco con el que Camilo Sesto estaba ilusionado.

Su gran amiga Ángela Carrasco, quien siempre le ha mostrado una lealtad a toda prueba, confirma a ABC que fue un hombre «extremadamente reservado». La cantante que dio vida a María Magdalena en «Jesucristo Superstar» estuvo con él catorce días antes de su muerte y asegura que « se encontraba perfectamente. Estaba feliz». «El problema fue que se rompió los carcañales de los pies y no se los cuidó. Tenía muchas dificultades para caminar», añade Carrasco. «Lo que más le preocupaba a Camilo eran los viajes por los largos pasillos de los aeropuertos, pues se negaba a hacer los recorridos en silla de ruedas».

Loading...

En los últimos tiempos se ha especulado con la posibilidad de que Camilo tuviera dificultades económicas, pero la fortuna que amasó se estima en 8 millones, según la revista «Corazón». Con más de 175 millones de discos vendidos en todo el mundo, el alcoyano percibía 200.000 euros semestrales por derechos de autor y 50.000 euros en royalties, tal y como ha informado a ABC una fuente cercana a la SGAE, donde tiene 350 canciones registradas. En cinco de ellas aparece también su hijo como co-creador. Estas ganancias las administraba Cristóbal Hueto, uno de sus hombres de confianza, a través de Camilo Ediciones Musicales S.L. Esta sociedad, según el último depósito de cuentas de 2018, tiene unos beneficios anuales de 57.722 euros y un patrimonio neto de 401.325 euros.

Sede del PSOE

El cantante figura como administrador único de Torrepeñote S.L., que ha utilizado desde 1999 para la compra-venta de inmuebles. Esta sociedad tiene un patrimonio neto de más de 800.000 euros. Una de las mejores inversiones inmobiliarias de Camilo fue la venta al PSOE del edificio de la calle Ferraz, donde está la sede del partido y por que se embolsó en su día 1.200 millones de pesetas.

A nombre del cantante también figura una casa de 344 metros cuadrados de Las Rozas, situada en una parcela de 2.022 metros cuadrados en «La Chopera». Esa residencia se suma a la de Torrelodones, donde ha vivido hasta el final de sus días y a donde ahora ha regresado su hijo, a la espera de conocer, en 15 días, las últimas voluntades de su progenitor.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!