La nueva testigo del «impeachment» acusa a Trump de servir a «oscuros intereses»

Corresponsal en Washington Guardar

«Oscuros intereses en todo el mundo se han dado cuenta de lo fácil que es quitarse de en medio a un embajador estadounidense que no cede a sus presiones». La embajadora en Ucrania a la que Donald Trump despidió en mayo ha testificado en la comisión mixta del «impeachment» que se siente «amenazada» por el presidente y que es víctima de una campaña de desprestigio y difamación cuyos motivos últimos no acaba de comprender.

Marie Yovanovich, diplomática de carrera con tres décadas de experiencia en embajadas de todo el mundo, es el tercer testigo en ser interrogado en las primeras vistas a puerta abierta en el Capitolio, televisadas en directo a toda la nación.

Según ha dicho Yovanovich, el abogado personal del presidente, Rudy Giuliani, quiso quitársela de en medio y pidió su despido, que fue ejecutado el mismo día en que el nuevo presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, tomaba posesión del cargo el 20 de mayo.

Según sospechan los demócratas, por encargo del presidente, Giuliani presionó a Zelenski para que abriera una investigación al candidato demócrata Joe Biden por unos negocios de su hijo en Ucrania. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo el jueves que esas presiones son constitutivas de un delito de cohecho.

«Estos hechos deben preocupar a todo el mundo presente en esta sala», dijo Yovanovich en su interrogatorio. «Vistos estos hechos, ¿a qué funcionario extranjero, corrupto o no, se le puede culpar por preguntarse si un embajador estadounidense representa en realidad las opiniones del presidente?», añadió.

En una llamada mantenida con Zelenski el 25 de julio, Trump le dijo al ucraniano que Yovanovich es «mala», «amiga de mala gente», y que «cosas malas le van a pasar». La Casa Blanca hizo pública hace dos meses una transcripción de esa llamada. Yovanovich ha dicho en su interrogatorio que esas declaraciones «suenan a amenaza». Además ha denunciado que la diplomacia estadounidense se encuentra en una situación de «crisis».

Una portavoz del presidente Trump dice que no ha seguido el interrogatorio, más allá de unos breves discursos iniciales que se les permiten a demócratas y republicanos. El motivo es que un diputado republicano, Devin Nunes, ha aprovechado su turno para leer la transcripción de otra llamada entre Trump y Zelenski, mantenida el 21 de abril en la que no figura ninguna presión o petición de favores. La Casa Blanca ha hecho pública después la transcripción de esa llamada.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!