La NBA más nivelada regresa con un estelar baile de parejas

La NBA parecía condenada a vivir bajo el yugo de Golden State Warriors por un buen tiempo. El equipo más dominador de la mejor liga del mundo en lo que va de siglo acumuló estrellas para construir un equipo de leyenda, con un quinteto que parecía insuperable: tres de jugadores que estarán entre los mejores de la historia -Steph Curry, Kevin Durant y Klay Thompson-, un escudero de lujo -Draymond Green- y un veterano de garantías -Andre Iguadola-. Las lesiones de Durant y Thompson en las finales con Toronto Raptors evitaron un tercer título consecutivo, que hubiera sido el cuarto en cinco años. La bomba del mercado de fichajes del verano -la salida de Durant a Brooklyn Nets- y la lesión de Thompson hicieron explotar el proyecto. A dos días de que arranque la temporada, los Warriors ya no son favoritos. Eso tiene que ver con sus propias pérdidas, pero también con las sacudidas sufridas en el resto de la liga. De la formación de «superequipos» como el de Oakland -una tendencia que se había afirmado en los últimos años-, un verano inolvidable de fichajes ha arrojado una liga mucho más igualada, con parejas de estrellas en varios equipos que prometen mucho espectáculo. Quizá la más ilusionante es la que forman Kawhi Leonard y Paul George en Los Ángeles Clippers. Leonard, después de años de crecimiento bajo Gregg Popovich en San Antonio Spurs, llegó a Toronto Raptors el año pasado y propició el primer campeonato canadiense. Ahora quiere repetir gesta de vuelta en EE.UU. con George, uno de los jugadores más decisivos de la liga y, probablemente, su mejor defensor. Sin salir de Los Ángeles, otra pareja de baile descomunal se ha creado en los Lakers. LeBron James ha vivido en la decepción tras recalar en California con el proyecto de revivir la gloria de una franquicia histórica. Aunque los años pesan, LeBron podría tener posibilidades si consigue extraer lo máximo de Anthony Davis, una estrella durante años que nunca ha podido brillar en las fases finales por estar en un equipo menor, los Pelicans de Nueva Orleans. En Houston, el mejor jugador de la liga pasada, James Harden, se reconcilia con una ex pareja, Russell Westbrook. Hace años, ambos fueron demoledores en Oklahoma City Thunders y la incorporación de Westbrook -que sustituirá en la posición de base a un Chris Paul al que le pesan los años- es la última intentona de Harden para conseguir un anillo. Una pareja de bajitos que dará mucho que hablar se ha formado en Utah. Los Jazz han contratado a Mike Conley, uno de los mejores bases de la liga, para complementar a Donovan Mitchell, un escolta joven reafirmado como estrella el año pasado. Una dupla de europeos promete mucho espectáculo en Dallas. Kristaps Porzingis, por fin sano, ha asustado en pretemporada y tendrá a su lado a Luka Doncic, que si confirma su progresión del año pasado -fue mejor «rookie»-, darán noches de gloria a los Mavericks. Cuando Durant se recupere, será temible su dupla con Kyrie Irving en Brooklyn. Pero no está claro cuando Durant regresará, ni su desempeño tras una lesión de tendón de Aquiles. Dos equipos sin parejas tan claras estarán sin embargo entre los favoritos: Giannis Antetokounmpo será la pieza central otro año más de los Milwaukee Bucks, al igual que Nikola Jokic en Denver. Y un equipo coral, como los Sixers de Filadelfia también dará pelea. Menos españoles No faltará la presencia española, pero será el menor número de jugadores de las últimas temporadas: solo seis. Además, el circo de fichajes les ha dejado en peor situación competitiva. Marc Gasol y Serge Ibaka tendrán difícil repetir título tras la salida de Leonard de los Raptors. Ricky Rubio cae en un Phoenix Suns con pocas opciones. Sí las tendrá Juancho Hernangómez en los Nuggets, al contrario que su hermano Willy, en unos Hornets que se han quedado sin su estrella, Kemba Walker. Y Pau Gasol empieza una nueva aventura en Portland.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!