La mercería Víctor dice adiós tras hilar 60 años de historia en Pío XII

La mercería Víctor se convirtió en toda una institución en la barriada de Pío XII desde el año 1958, fecha en la que fue fundada por una familia llegada de Castro del Río. Víctor Mármol Gómez, que había sido barbero y agente comercial en aquella localidad cordobesa, comenzó en Sevilla con una barbería y una mercería en la que trabajarían dos hijos varones (Víctor y Pedro) y la benjamín de la famila (Loli), apoyados por una madre de familia luchadora, como fue Dolores Torronteras, además de sus seis hijos y yernos.

«El talante, la simpatía y el buen hacer hicieron pronto que la mercería y confección fueran conocidos en todos los alrededores, hasta el punto de convertirse en una referencia en la barriada y barrios colindantes», recuerda Víctor, el primogénito de los seis hermanos.

«Cuando comenzó el negocio Loli era una niña y se vendía de todo. Mi padre abrió una barbería y en el resto del local se montó la mercería», recuerda Pedro. «Gracias al caché que tenía la mercería, sobrevivimos incluso a la llegada de los grandes almacenes a la ciudad en el año 1968», dice Loli. «el local fue ampliándose con la adquisición de locales colindantes a medida que progresaba el negocio, por lo que ha sufrido muchas modificaciones. De hecho, incluso abrimos otra mercería en la Hermandad del Trabajo», añade. «Pasaron los años el comercio siguió manteniendo la línea de ventas y el mismo espíritu de amabilidad y concordia, manteniéndose al día con sus proveedores», afirma Víctor.

«Lo que más se vendía era mercería, hilos, lana y confección. Durante treinta años también hemos vendió trajes de flamenca y punto», afirma al señalar una foto de un cuadro flamenco con trajes que salieron de entre estas mismas paredes. «Hemos sido la mercería pionera de la zona y los que más tiempo hemos permanecido abiertos de manera continuada. Con dos ó tres dependientas, según la época del año, hasta que hemos cerrado», afirman.

Tres generaciones

Imagen de la mercería en los años 70 – ABC

De todos estos años recuerdan como sufrieron más de veinte robos tras rotura de cristales, hechos por los que tuvieron que poner persianas metálicas. «Por esta causa nos quitaban hasta de algunas empresas aseguradoras», recuerda Pedro.

Loading...

«Hemos visto crecer a tres generaciones de clientes. Ahora lo que ocurre es que en una pareja trabajan los dos y aprovechan el fin de semana para acudir a un centro comercial donde lo compran todo, de ahí la dificultad para competir con los comercios grandes «no es sencillo mantener un comercio durante 60 años», señala Pedro.

Los años pasaron, el padre falleció en 1982, sus hijos se hacen mayores que físicamente impiden el mantenimiento de la empresa para echar el cierre definitivo el pasado 31 de diciembre, fecha en la que «hubo que dar término a un proyecto, ya que ninguno de sus trece nietos se ha dedicado a ello.

De hecho se vendió la mitad del local hace un par de años y ahora se ha puesto a la venta el resto. «Cierra pero siempre estará en el corazón de muchos sevillanos, especialmente vecinos de la barriada de Pío XII y cercanías, no sin antes agradecer a todos sus empleados y clientela que durante todos estos años han dado ejemplo de buen hacer», afirman los hermanos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *