La Junta destina 9,6 millones de euros para mejorar la eficiencia energética de las empresas

Dentro de la Estrategia de Cambio Climático de Castilla-La Mancha, el Consejo de Gobierno ha aprobado esta semana un paquete de ayudas de 9,6 millones de euros destinado a la mejora de la eficiencia energética tanto para pymes como para grandes empresas industriales para el periodo 2020-2024. El objetivo de esta medida, ha explicado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, es «el fomento del ahorro y la reducción de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera».

Estas subvenciones están dirigidas a la sustitución de equipos, instalaciones y sistemas auxiliares de las empresas que consumen energía por tecnologías de alta eficiencia energética que reduzcan los consumos y emisiones de dióxido de carbono. Fernández ha adelantado que serán 1,7 millones a lo largo de todos los años de vigencia del programa, además de una partida de casi un millón de euros de ayudas complementarias que permitan financiar la instalación de sistemas de medición de variables de consumo de energía y otros sistemas informáticos de control de emisiones.

Este acuerdo del Consejo de Gobierno ha sido aprovechado por la portavoz para dar algunos datos de la Estrategia del Cambio Climático de Castilla-La Mancha. Así, por ejemplo, según ha informado, Castilla-La Mancha produce cada año 22.500 megavatios (MW), de los cuales el 50% -más de 11.000- vienen derivados de energías renovables. Además, la región consume de media 11.000 MW al año, por lo que, en su opinión, «nos podríamos autoabastecer y ser autosuficientes en materia energética y ser productores y exportadores de energía renovable, por encima de la media nacional».

De hecho, ha incidido Fernández, la comunidad autónoma ya destaca por ser «una región energéticamente autosuficiente, ya que desde fuentes renovables se produce más de lo que se consume». En este sentido, ha recordado que uno de cada cinco megavatios de energía limpia que se produce en España, sale de Castilla-La Mancha, primera en generación de energía solar fotovoltaica, segunda en eólica y que cuenta con una mayor capacidad de evacuación de energía.

Asimismo, la portavoz ha destacado que el 73% de la potencia instalada en la región procede de fuentes renovables, frente al 51% de media nacional y que más del 50% de la energía generada procede de energías limpias, lo que equivale a casi el 100% de la energía eléctrica de Castilla-La Mancha. Por eso, a su juicio, «convertir a Castilla-La Mancha en un referente a nivel europeo en cuanto a sostenibilidad ambiental está al alcance de la mano y supone una apuesta de futuro viable, posibilista y rentable en el medio, corto y largo plazo que llevará a la región a contar con hasta 17.000 megavatios de potencia instalada».

Loading...

Otra prueba más que ha puesto la portavoz de esa Estrategia del Cambio Climático de Castilla-La Mancha ha sido la creación esta legislatura de la propia Consejería de Desarrollo Sostenible, que «pone de manifiesto el compromiso con el medio ambiente, la sostenibilidad y el crecimiento económico con respeto a nuestro patrimonio natural». Algo que, ha recordado, ya se pudo ver en la legislatura anterior, con medidas como la Ley Antifracking, la oposición a la construcción del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca) y al desarrollo de proyectos empresariales relacionados con las tierras raras en la provincia de Ciudad Real o a los cerca de 40 recursos presentados contra los sucesivos trasvases aprobados desde los embalses de cabecera del Tajo a las regiones del Levante, entre otros.

Tal y como ha recordado Blanca Fernández, esta estrategia global en la lucha contra el cambio climático «sigue siendo prioritaria hoy más que nunca para este gobierno»; razón por la que, entre las primeras medidas adoptadas por el Ejecutivo autonómico, se encuentre la aprobación de la nueva Ley de Economía Circular, cuyo registro en las Cortes regionales se produjo el pasado 2 de septiembre; una normativa, ha recalcado, «pionera en España», que dará lugar a un cambio en el modelo productivo de la economía regional y que, además, conllevará la creación de hasta 30.000 nuevos puestos de trabajo. En este empeño, ha abundado la consejera portavoz, también se enmarcan los objetivos de liderar la producción de energía limpia en Europa y seguir fomentando la eficiencia energética en hogares, empresas y las propias administraciones.

En este sentido, ha citado, entre otros, el plan estratégico para proceder a la dotación de techos solares en edificios públicos y que, hasta 2025, permitirá un ahorro de hasta 150 millones de euros; un programa incluido en la Estrategia de Cambio Climático de Castilla-La Mancha horizontes 2020 y 2030 que, ha recordado, se aprobaba el pasado 29 de enero y que marca «una hoja de ruta clara y un marco favorable para avanzar hacia un futuro más sostenible y en línea con los objetivos europeos».

Se ha referido también a las ayudas para la adquisición y transformación de vehículos eficientes; línea que, ha confirmado, tendrá continuidad en este nuevo mandato y que la misma Administración autonómica «ha hecho suya» con la renovación paulatina e integral de la flota del parque móvil de la Junta de Comunidades, que se inició a finales de 2018. A esta misma estrategia, ha continuado Fernández, pertenecen medidas como la progresiva instalación de hasta 200 puntos de recarga eléctrica en edificios públicos de la región, con el que se dará «un claro empujón a la movilidad urbana multimodal sostenible», al mismo tiempo que se contribuye a la reducción de la emisiones de dióxido de carbono.

Asimismo, ha hecho referencia a la Estrategia Regional de Biomasa, en la que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha invertido 14 millones de euros hasta el curso 2018-2019 y que ha evitado hasta ahora la emisión de cerca de 2.800 toneladas de CO2 a la atmósfera, o la puesta en marcha de la futura Estrategia de Movilidad Sostenible que aglutinará e incrementará las líneas de ayuda para la adquisición de vehículos eficientes y fomentará la instalación de gasineras, electrolineras e hidrogeneras en Castilla-La Mancha.

Por último y «conscientes de que la concienciación sobre el respeto al medio ambiente debe construirse desde el inicio» y de que «todos hemos de asimilar que hay que conservar nuestro agua, nuestro medio ambiente, nuestros montes, nuestra tierra, no como si fuera una herencia de nuestros padres, sino como si fuera un préstamo de nuestros hijos», durante esta legislatura, el Gobierno regional desarrollará el Plan de Educación Ambiental, que fue recuperado por la Administración autonómica en el mandato 2015-2019.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!