La industria automovilística europea clama en contra de un Brexit duro

ABC

A falta de un mes para que el Reino Unido abandone la Unión Europea, la industria automovilística europea ha hecho este lunes un llamamiento unánime para que ambas partes eviten un Brexit sin acuerdo. Así, las principales organizaciones de este sector, que produce 16,5 millones de automóviles al año y emplea a 13,8 millones de personas —uno de cada 16 trabajadores de la UE—, han unido sus fuerzas para subrayar las «graves consecuencias» que un Brexit duro podría tener sobre uno de los activos más valiosos de Europa.

Y es que una salida del bloque comunitario «por las bravas» provocaría un cambio radical en las actuales condiciones comerciales, con miles de millones de euros de aranceles, que amenazarían con afectar a la competitividad y asequibilidad de la industria y a las posibilidades de elección de los consumidores a ambos lados del Canal. El fin del comercio sin barreras podría suponer una grave alteración de la cadena de producción: solo un minuto de interrupción de la producción en Reino Unido podría costar 54.700 euros (50.000 libras esterlinas).

Además, los aranceles de la OMC (Organización Mundial del Comercio) sobre automóviles y furgonetas podrían añadir 5.700 millones de euros (5.000 millones de libras esterlinas) a la factura colectiva del comercio de automóviles entre la UE y el Reino Unido, lo que elevaría el precio de los vehículos para los clientes, en caso de que los fabricantes no sean capaces de absorber este coste adicional.

Todos a una

Una salida desordenada de la UE perjudicaría a la industria, en general, y España no es menos, ya que exporta dos tercios de su producción automotriz y el Reino Unido es uno de sus principales mercados. «Desde que se votó el Brexit, las exportaciones han caído exponencialmente», afirma el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), Mario Armero.

El presidente del Comité de Fabricantes Franceses de Automóviles (CCFA), Christian Peugeot, ha asegurado que todos los agentes de la industria, y de otros sectores, están «muy preocupados», ya que «inevitablemente» se verán afectados «negativamente». En palabras del director general de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT), Mike Hawes, «un Brexit sin acuerdo tendría un impacto inmediato y devastador en la industria, acabando con la competitividad de esta y causando un inmediato, severo e irreversible daño».

Loading...

La industria gestiona 230 plantas de montaje y producción, como ha destacado el secretario general de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), Erik Jonnaert, de forma que tan solo el Brexit tendrá un «significativo impacto negativo» y uno sin acuerdo «exacerbaría en gran medida esas consecuencias para una industria vital de la UE».

Además, el Reino Unido es uno de los principales mercados de la industria automovilística alemana, según ha recordado el presidente de la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil (VDA), Bernhard Mattes, que insiste en que «hay que hacer todo lo posible para mantener la libre circulación de mercancías, de servicios, de capitales y de trabajadores entre el Reino Unido y la UE». En Italia ocurre lo mismo, «especialmente para los proveedores de componentes», asegura el director de ANFIA, Gianmarco Giorda.

La secretaria general de la Asociación Europea de Proveedores de Automóviles (CLEPA), Sigrid de Vries, ha entrado en más detalle. «Un Brexit sin acuerdo provocaría que, inmediatamente, el Reino Unido ya no sea parte de los acuerdos comerciales y acuerdos preferenciales de la UE con unos 30 países, incluidos Turquía, Sudáfrica, Canadá, Japón y Corea del Sur (…), esto dificultará que los fabricantes europeos tengan acceso a los términos preferenciales de los acuerdos comerciales de la UE», explica De Vries, que también insiste en la necesidad de impulsar la «colaboración tecnológica transfronteriza», dada la creciente competencia global en la carrera por la innovación.

Así las cosas, y en un contexto de desaceleración económica, en el que los volúmenes de producción de la industria automovilística han descendido —espoleados por Alemania, el motor europeo—, las principales organizaciones que representan a los fabricantes de vehículos y piezas de recambio de toda la UE, así como 21 asociaciones nacionales, exigen que el Reino Unido acometa la salida de forma ordenada.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!