La hora de los mejores

Lo más difícil del confinamiento al que nos vimos obligados millones de españoles fue, sin duda, el terrible drama humano que vivimos a diario, protagonizado por los fallecidos, en primer lugar, pero también por los familiares y todo el colectivo sanitario que, a pesar de saber que no contaban con las suficientes medidas de protección, dieron y siguen dando gran muestra de valentía y solidaridad. Jamás les estaremos suficientemente agradecidos. Y, sin embargo, hemos librado una primera batalla nada más. Ahora debemos acometer la desescalada para toparnos de frente con una realidad muy complicada. No nos hemos desprendido, ni lo podremos hacer en mucho tiempo, de la incertidumbre, la preocupación y las consecuencias que ya están padeciendo muchas familias y casi todos los sectores de la sociedad.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!