La gran familia de Las Águilas se reencuentra en Toledo

Las Águilas de Toledo dicen que lo que ocurrió el sábado en la escuela de gimnasia «no tiene palabras para describirse». Más de 40 jugadoras de rugby jugaron uno de los partidos más emocionantes de la temporada.

«Cuando uno empieza a jugar a este deporte es fácil que escuche la frase: un jugador de rugby puede dejar de jugar, pero nunca dejará de ser jugador de rugby. Eso se demuestra cada año con el encuentro Classic», explican Las Águilas.

Ese acontecimiento amistoso permite a todas aquellas personas que, de algún modo, han pasado por este equipo «vuelvan a disfrutar de la emoción de tocar ese balón, de placar a un oponente, de empujar una melé, de levantar una ‘touch’ y, con suerte, de hacer un ensayo».

Aunque lo más importante fue el reencuentro. «Muchas jugadoras llevaban años sin tocar un oval. Las emociones fueron fuertes al pisar el campo, ya que algunas han compartido años de camaradería, y eso se notó». Algunas de las veteranas llevasen tiempo sin practicar si quiera deporte, pero no les faltaron ganas para enfrentarse, con la dureza de los partidos que se jugaban antaño, a la agilidad del rugby que se ve actualmente. Así, las más novatas se impusieron en la primera parte en el marcador, pero sufrieron una recaída en la segunda mitad, cuando empezaron las fuertes percusiones y los placajes más duros.

De todo lo sucedido, lo más importante fue, sin duda, el reencuentro de toda la «familia aguileña», resaltan desde el club. La jornada finalizó, como no podía ser de otra manera, con un divertido tercer tiempo en el que no faltaron risas, abrazos y bailes.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *