La Europa de la Defensa, el gran proyecto de Macron y los liberales europeos para las elecciones

Europa no podrá defenderse sin un «auténtico ejército europeo»; Europa debe protegerse de «forma más soberana sin depender únicamente de EE.UU.», sentenció esta semana el presidente francés, Emmanuel Macron. Macron ha vuelto a apelar a su gran proyecto europeo, la Iniciativa Europea de Intervención (IEI), en un momento en el que, empantanado en una nueva polémica al elogiar al Mariscal Pétain recordándolo como un «gran soldado» en la Primera Guerra Mundial, los sondeos le sitúan muy cerca de su «archienemiga» Marine Le Pen (ganadora en 2014) de cara a las próximas elecciones europeas.

«No protegeremos a los europeos si no decidimos tener un verdadero ejército europeo. Frente a Rusia, que está en nuestras fronteras y ha demostrado que puede ser amenazante (…) debemos tener una Europa que se defienda más, sin depender solo de los Estados Unidos y de una manera más soberana», agregó el presidente francés en una entrevista con la cadena de radio Europe 1 a principios de semana. Macron ha contado con el aplauso del líder de los liberales europeos (la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, ALDE) y exprimer ministro belga, Guy Verhofstadt: «El presidente Macron saca las conclusiones correctas de la política de Trump “América-Primero”. Si queremos garantizar nuestra seguridad europea, debemos agarrar nuestro destino con nuestras manos mediante la integración progresiva de las fuerzas de defensa europeas en un ejército europeo», tuiteó el pasado miércoles.

Frente europeo Macron-Ciudadanos

Esta sincronía de pensamiento llega en unos días en los que se celebra en Madrid el Congreso de ALDE y donde la formación de Macron, La República en Marcha, y la que lidera en España Albert Rivera, Ciudadanos, han aunado sus fuerzas de cara a las próximas elecciones europeas del próximo mes de mayo.

«La Europa de la defensa progresó más en un año que en 60 (…) Objetivo: fortalecer la capacidad de los europeos para actuar de manera autónoma y garantizar su seguridad», agregó también esta semana la ministra francesa de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, al comentar el encuentro en París de los nueves países signatarios (Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Francia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido) del proyecto macroniano de Defensa, al que se sumará también Finlandia.

De la mano de Macron, los liberales europeos creen que Europa debe dar una marcha más en uno de los campos donde apenas ha habido integración europea. En el marco de la «Europa de la defensa», la IEI acompaña a la Cooperación Estructurada Permanente en Defensa (PESCO), que con 25 países miembros (sin Reino Unido) y su carácter integrador, avanza más lentamente de a lo que al presidente francés le gustaría.

La integración de la UE supone un desafío en materia de soberanía que no están aún dispuestos a asumir buena parte de los Estados miembros. Con la experiencia de la unión económica y monetaria y la crisis económica y del euro, la mentalidad «macroniana» para la integración europea en Defensa conecta en parte con el escenario 3 planteado en 2017 por el todavía presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en el Libro Blanco sobre el futuro de Europa: «Los que desean hacer más, hacen más; la UE de los 27 sigue funcionando como en la actualidad, pero permite a los Estados miembros que lo deseen una mayor colaboración en ámbitos específicos, como la defensa, la seguridad interior o los asuntos sociales».

Pese a formar ambos parte de la IEI, Macron criticó hace unas semanas la decisión del Gobierno belga de comprar 34 aviones de combate estadounidenses F-35 (por un valor total de 4.011 millones de euros), de la empresa Lockheed Martin, «en lugar de una oferta europea» como los europeos Rafale y Eurofighter, para unirse así a países como Noruega, Italia, Dinamarca, Reino Unido y Países Bajos (estos dos últimos también firmantes de la IEI) como participantes del programa norteamericano de los F-35, según recogió el periódico belga «La LibreBelgique». Ante las críticas de su socio francés, el ministro de Defensa belga, Steven Vandeput, de los nacionalistas flamencos, se defendió arguyendo que la oferta de los estadounidenses era la mejor de acuerdo con «nuestros siete criterios de evaluación».

Para el analista francés especializado en Defensa, Michel Cabirol, este último movimiento de Bélgica, «corazón y pulmón de la Europa política», demuestra la falta de perspectivas de la «Europa de la Defensa» y que se trata más de un proyecto político que una realidad alcanzable a medio plazo.

«Hay países que sí que quieren promocionar esa idea, pero hay también otros que prefieren la unidad y que lo ven con cierto riesgo dejar a determinados países atrás. Sin embargo, estos grupos de países avanzados también cambian; en términos de Defensa es un grupo, en Schengen es otro, en el euro, otro… no siempre es el mismo grupo y lo hace más complicado. Muchos analistas dicen que el grupo del euro es un grupo fuerte que puede avanzar mucho más que los demás, en Unión Bancaria tal vez sí, pero por otro lado está Italia, con la que hay muchas diferencias en cuanto a desarrollo económico», explica a ABC el analista austriaco Paul Schmidt, editor del libro «The Future of Europe-Views from the Capitals». En términos parecidos se expresó hace un mes el embajador francés en España, Yves Saint-Geours, al afirmar que Francia conecta con Italia en la Unión Económica y en la Industria; «pero con la inmigración tenemos un problema claro, un problema que puede antagonizar a los europeos».

La oposición al Gobierno de Macron no comparte su optimismo sobre la Europa de la Defensa. «No creo en esta fantasía de un ejército federal europeo, porque un ejército es algo que requiere una concentración del poder de decisión, ya se intentó después de la Segunda Guerra Mundial y fracasamos», afirmó el líder del partido conservador Los Republicanos, Laurent Wauquiez.

Pese a los proyectos y la voluntad política de algunos países miembros, la Europa de la Defensa -creen los analistas consultados por ABC- se asemeja de momento más a una quimera liderada principalmente por Francia, más eficaz en al protección de los intereses industriales y políticos del núcleo de vanguardia, que a una realidad próxima para los europeos y sus ejércitos.

A Donald Trump no le ha gustado la propuesta de Macron de «un ejército europeo» y se lo ha hecho saber al aterrizar en París para participar en el centenario del final de la Primera Guerra Mundial: «El presidente francés Macron acaba de proponer que Europa construya su propio ejército para protegerse a sí misma de Estados Unidos, China y Rusia. Muy insultante, pero ¡quizás Europa debería primero pagar su parte justa de la OTAN, que Estados Unidos subvenciona en gran parte!», tuiteó en la noche del viernes el presidente de EE.UU.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *