La España a dos velocidades

Las relaciones entre el territorio y el bienestar de los ciudadanos han ocupado un lugar importante en la explicación del proceso distributivo, especialmente desde la perspectiva del desarrollo regional. La nueva geografía económica ha tratado de comprender la evolución de las disparidades regionales a partir del estudio de los efectos de aglomeración y la movilidad de los factores de producción entre territorios. Si se consigue una progresiva acumulación de la actividad económica, la llegada de nuevas empresas podrá estimular los salarios e incentivar el desplazamiento hacia esos espacios de más trabajadores, e incluso podrá generarse un efecto de “arrastre” de otros territorios en términos de crecimiento.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!