La era de los museos activistas. Hay que ir más allá del almacén de arte

La luz turquesa que cubre la escena con Cleopatra muerta en sus aposentos va a salir de la oscuridad. Será la primera vez que se exhiba en el recorrido permanente del Museo del Prado una muestra de la amplia colección filipina, una treintena de cuadros que saldrán de los almacenes como parte de una reordenación de colecciones sin precedentes. Se rectificará el silencio que cubría la pintura social y política del siglo XIX, el arte de las colonias de ultramar del mismo siglo, así como el magisterio artístico de las mujeres. Si nada cambia, antes del verano podrá verse por primera vez en sala Cleopatra, el espléndido lienzo con el que Juan Luna y Novicio (Badoc, Islas Filipinas, 1857-Hong-Kong, 1899), un artista de éxito comercial internacional, fue premiado con una medalla de segunda clase en la Exposición Nacional de 1881. La salida de este artista español más allá de España rompe con el canon nacionalista y colonialista que se ha mantenido como criterio fundacional en los museos de Bellas Artes internacionales desde su creación, hace más de dos siglos.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!