«La desidia administrativa es general en Sevilla, pero aquí resulta insoportable»

Manuel Sánchez, el párroco de Los Pajaritos, asegura que «la desidia administrativa es general en muchos barrios de Sevilla, pero en los Pajaritos resulta insoportable. Si pides una cita en los servicios sociales, te la dan para dentro de tres meses. En otros sitios podrá ser así, pero aquí no, porque aquí todo es urgente. No tenemos ni un centro cívico. Los políticos deberían pasearse más por aquí para ver las cosas a pie de calle pero no lo hacen. Ahora quieren venir por la campaña electoral y me dicen que quieren que yo organice un encuentro con los vecinos, pero les he dicho que ahora no, que cuando pasen las elecciones. Entonces los recibiremos con los brazos abiertos», comenta a ABC.

Sánchez alerta de que «el círculo de la pobreza del cuarto mundo está estrangulando Sevilla. Empezó por las Tres Mil Viviendas y se ha extendido a Los Pajaritos y empieza a hacerlo por el Polígono Norte -dice-. Y te puedes encontrar una ciudad insufrible en la que, como en las películas de zombies, un día van al centro y asaltan la ciudad. Los Pajaritos está a una hora a pie de la Catedral y a veinte minutos en metro», asegura.

El cura de Los Pajaritos dice que sin la labor que hacen Cáritas y las asociaciones cívicas, «esto sería una pobreza absoluta y un desastre». Cuenta que él y la parroquia dan todo lo que tienen a quien pasa necesidad pero nunca para la droga. «Algún vecino me ha tirado la mochila o le ha pegado un puñetazo a la pared para no darme a mí -cuenta a ABC-. La mayoría son drogadictos y siempre les he dicho que para curarse les daré todo lo que tengo, pero que para droga no les daré nunca nada. Alguna vez he tenido que salir corriendo -añade- y algún día me tendrán que pegar, pero eso forma parte de los gajes del oficio. Más le dieron al Señor», dice.

Flores: «Entiendo a los vecinos»

Juan Manuel Flores, delegado de Bienestar Social del Ayuntamiento de Sevilla, es de Amate y uno de sus mejores amigos, que es médico, se crió en Los Pajaritos y señala un bloque de viviendas de la calle Codorniz situado frente a la parroquia de la Blanca Paloma, de la que sale en esta imagen.

Juan Manuel Flores, delegado de Bienestar Social – R.D.

Asegura que «entiende a los vecinos que le dicen que no ven lo que desean a sus representantes municipales» y acepta sus críticas. «Aquí, a pie de calle, trabajan las instituciones vinculadas a la Iglesia Católica y los servicios sociales municipales, pero aquí las necesidades son tan perentorias y tan grandes -reconoce- que se echa en falta una actuación integral y la implicación de todas las administraciones públicas».

Loading...

Se refiere Flores a la Junta de Andalucía y al Gobierno central. «No es una excusa ni una afrenta a otras administraciones sino describir que los esfuerzos para cambiar esta cruda realidad de Tres Barrios hace falta más implicación de las otras dos administraciones y una mejor coordinación de todas», dice.

Le pregunto por el Plan Integral de 2009 y asegura que «el de Tres Barrios-Amate es el segundo plan integral que hizo este Ayuntamiento, después del de Polígono Sur, pero no se pudo aplicar -reconoce-. El modelo de colaboración con la Junta se suspendió en 2011», dice.

Y añade: «Desde entonces se ha mejorado el diálogo con la plataforma cívica e intentamos mejorar la formación y la empleabilidad y reducir la brecha de desigualdad económica de este barrio respecto a los del resto de la ciudad. Hemos mejorado pero queda mucho por hacer -asegura- y me refiero no solo a poner más dinero sino más dedicación y convertir esta zona en una prioridad municipal».

Flores reconoce que la plantilla del Centro de Servicios Sociales de Tres Barrios es «muy raquítica», con tres personas. «En ese momento la financiación venía de programas de la Junta de Andalucía. En los últimos años esos programas no han venido ni con la misma cuantía ni con la misma fluidez que anteriormente, pero Esperamos que la nueva estrategia de zonas desfavorecidas mejore mucho nuestra atención en esta zona para incorporar a ochenta y cuatro profesionales para todas las zonas que lo necesitan en la ciudad y que son Palmete, el Cerezo, Polígono Norte, Polígono Sur y Torreblanca, además deTres Barrios-Amate. Espero que sea muy pronto», dice.

«Meses muy malos»

El delegado municipal reconoce que «hemos pasado meses muy malos en 2018 y ahora hemos hecho una redistribución del personal para paliar esta situación. Tres de ellos se han venido a Tres Barrios-Amate en las últimas semanas. El reto es ampliar a 16 personas más la plantilla en Polígono Norte y aquí. La demanda se ha visto desbordada en cuanto hay un parón», asegura.

«Se han ido muchos jóvenes y la renovación del barrio no ha sido la adecuada porque han venido familias problemáticas de otros barrios vinculadas a la delincuencia y esto ha estropeado el ambiente de convivencia. La Policía Nacional interviene con frecuencia y hace presencia preventiva. En esto sí se ha hecho un esfuerzo aunque sigue habiendo problemas. Con el Gobierno de Rajoy hubo buena colaboración en este tema», asegura el delegado.

Respecto a los pisos nuevos que llevan terminados y cerrados desde hace un año, asegura que «lo de los pisos no nos ha salido bien porque las cosas no salen siempre como uno quiere. El inicio de obra se hizo cuando nosotros llegamos al Ayuntamiento y la adjudicatoria puso exigencias que retrasaron un año la ejecución. Luego hemos tenido problemas con la finalización de la obra -comenta-. Como las familias realojadas, tenían la opción de volver o quedarse en los pisos-puente, el tema se encauzó y tenemos cerca de 30 familias que quieren volver. Y como son 64 viviendas las que se hicieron se ha abierto un periodo para que los vecinos de los Pajaritos puedan permutar sus viviendas. Ya se están empezando a firmar los contratos», dice.

Al delegado de Amate le preocupa que fracase este fórmula y asegura que «la apuesta por regenerar esta zona pasa porque las inversiones que hagamos con los impuestos de todos los sevillanos no pueden repetirse malos comportamientos». Flores dice que no entrarán nunca en esos pisos nuevos «nadie que esté por romper la convivencia».

Respecto a la proliferación de okupas, afirma que «pediremos papeles y aseguro que ninguna persona que no tenga escrituras de propiedad del barrio se beneficiará de las permutas».

A instancias de la hermandad del Gran Poder, cuya venerada imagen visitará Tres Barrios el año próximo, se han celebrado varios encuentros los últimos días en el barrio dentro de un plan pastoral en los que voluntarios han planificado tareas de formación y ayuda a los vecinos que se intensificarán en los próximos meses.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *