La cultura de la intolerancia

Casi nada de lo que hoy ocurre en la política se entiende sin dar cuenta de la verdadera revolución de nuestro tiempo, la reestructuración del espacio público a partir del activismo en la Red. En cierto modo, solo ahora hemos accedido de verdad a una auténtica política de masas. Sin intermediaciones. Cada cual puede hacerse presente en todo momento en cualquier debate político; nadie puede establecer restricciones de entrada ni filtros. La tradicional disputa ideológica, eso que Hobbes llamaba la “guerra con la pluma”, lo propio de las élites intelectuales, se ha democratizado. Lo que ahora prevalece es la “guerra con los teclados” que emprenden ciudadanos de a pie. Puede que la verdadera lucha de ideas precise todavía de libros y artículos, pero su difusión e impacto depende del continuo intervencionismo en el ciberespacio.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!