La conspiración de los conspiranoicos

Es verdad que se ven poco por los medios de comunicación, pero están por todas partes este verano. Es imposible superar una sobremesa familiar o abrir Twitter sin encontrarse con uno de ellos. Desde los tuits de Miguel Bosé explicando que la vacuna de la covid-19 incrustará a la humanidad microchips para controlarla, hasta los colegas que denuncian en redes sociales que en España sea obligatorio usar mascarilla cuando en otros países de Europa aún no lo es. Están también los que aseguran junto a Trump que toda la pandemia es una estrategia farmacológica organizada por China y los que piensan que estamos en el último peldaño de la biopolítica y el control del cuerpo por parte del Estado. Son la resistencia, los que dicen saber que la verdad sobre el virus no es la que nos cuentan los periódicos o quienes hemos elegido para que nos gobiernen. Y todos ellos tienen tres cosas en común: creen que una fuerza interesada —y superior— intenta dominar el mundo. Están seguros de que ellos serán los últimos ciudadanos libres de la tierra. Y son peligrosos.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!