La CNMV avisa de que la banca incumple las normas en inversión en su operativa online | Mercados

El 55% de los españoles emplean los servicios de banca online, según los últimos datos de la oficina estadística europea Eurostat. Un porcentaje que previsiblemente se ha disparado con el Covid. Pero estos usuarios no están tan protegidos como los que acuden a las oficinas a realizar servicios de inversión. La CNMV ha detectado numerosos incumplimientos en las normas de conducta de la Ley del Mercado de valores, según su último informe anual. Acusa a la banca de falta de control en la cumplimentación de los test, de carencia de información y de advertencias. Incluso detecta que algunas entidades no requieren la firma digital antes de enviar la orden.

El supervisor de los mercados y de la conducta de las entidades que ofrecen servicios de inversión se ha puesto las pilas en la vigilancia de las nuevas tecnologías. Y, según el documento con una revisión horizontal sobre la banca en internet, las notas en España son generalmente malas. La CNMV casi califica con un suspenso general. La muestra con la que ha elaborado su informe no ha sido pequeña. Ha examinado a ocho grandes bancos que agrupan más de las mitad de las operaciones bancarias cursadas por internet.

No se dejó ningún dispositivo. “Se comprobó el adecuado cumplimiento de las principales normas de conducta aplicables (…) al operar de manera online, ya sea a través de la página web, aplicaciones para teléfonos móviles o plataformas de inversión específicas”, señala. Los descubrimientos no han sido, en general, satisfactorios.

Datos incoherentes

Los test de conveniencia, que deben realizarse con carácter general a todos los clientes que se dan de alta en un intermediario financiero recogen información sin las suficientes garantías. La CNMV detectó numeros fallos en el cuestionario destinado a valorar si un producto es adecuado para un inversor concreto.

Algunas entidades no contrastan variaciones significativas y contradictorias entre los datos personales aportados en el alta (por ejemplo, el nivel de estudios) y los manifestados por este en la cumplimentación del test. Varios bancos permiten además la introducción de respuestas a las distintas preguntas del cuestionario aparentemente incoherentes entre sí.

Aquí la CNMV da instrucciones. La entidad no debe seguir con el proceso online a menos que logre deshacer las incongruencias; si no, debe remitir al cliente a la oficina o actuar para que un gestor lo llame. Y el supervisor advierte de que esto no es un examen que se pueda repetir hasta aprobar. “En general, las entidades permitían la cumplimentación sucesiva y reiterada del cuestionario, cambiando las respuestas, sin que existiese ningún tipo de limitación”

Antes de contratar un producto que tenga capacidad de absorber pérdidas de una entidad financiera, el intermediario debe avisar con letras gordas. Y en general no lo hacen en la contratación de warrants. Las incidencias sobre advertencias se refieren en general al ámbito en el que se realiza la operación. Si el cliente no ha querido realizar el test de conveniencia o este no se ha tenido en cuenta en la operación, se le advierte erróneamente de “solo ejecución”. Algunas entidades, incluso, no exigen la firma de la orden de compra antes de su envío. Un requisito clave.

Respecto a la información recabada para ofrecer el servicio de asesoramiento o de gestión discrecional de carteras, que exige comprobar no solo la conveniencia sino la idoneidad, la CNMV constató también “diversas incidencias en relación con la coherencia de la información recabada”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!