La ciencia sigue

Focalizar la opinión pública en la cuestión más sobresaliente del día, o de la última media hora, es una excelente estrategia mediática. La razón no es que los directivos de los medios hayan enloquecido bajo el peso de su agenda oculta. La razón somos tú y yo, desocupada lectora, que estamos programados por códigos genéticos y culturales para percibir una realidad filtrada por lentes concéntricas, donde el centro de la diana importa mucho más que los márgenes. Los medios son así porque los humanos somos así, gentes nadando en un lago de confusión que concentran su atención en el último petardo que ofusque sus sentidos.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!