La cara oculta de Rocío Flores fuera de Madrid

Madrid Guardar

Rocío Flores, hija de Rocío Carrasco, decidía abandonar su lugar «entre las sombras» para saltar a la esfera pública con motivo de la entrada de su padre, Antonio David Flores, en el programa de «Gran Hermano Vip». La que hasta hace bien poco fuera una desconocida para la audiencia parece sentirse cada vez más cómoda con su perfil público, pero aún hay una parte de ella que pertenece a su vida más privada.

Y se trata no solo del hermetismo con el que lleva la guerra con su progenitora, sino de su vida cuando sale de Madrid. Y es que Rociíto ha comenzado a cursar un ciclo formativo de grado superior en Dietética en un centro perteneciente a la Junta de Andalucía, tal y como adelantó este miércoles la revista «Lecturas». Ya en mayo del año pasado anunció que había comenzado a trabajar como «coach» nutricional a través de sus redes sociales, un negocio en el que le ha ido muy bien y que realiza de manera online, ayudando a sus clientes a llevar unos hábitos de vida más saludables. Pero parece que ahora ha querido ir un paso más allá para ampliar su formación. Podría estar así dispuesta a compaginar su papel detrás y delante de los focos.

Según el medio citado, que publica algunas imágenes de la joven en sus descansos entre clase y clase, asiste a diario al centro de estudios, aunque ahora, con motivo del concurso de su padre, Rociíto se traslada dos veces a la semana a Madrid, pasa allí la noche y vuelve al día siguiente para acudir con normalidad a las clases. A su regreso suele recogerla la mujer de su padre, Olga Moreno, con quien mantiene una cercana relación.

Por el momento, Rocío Flores no se ha animado a dar más detalles sobre su vida privada o el conflicto por el que lleva siete años sin hablarse con su madre. Pero la nieta de Rocío Jurado contrataba recientemente al mismo mánager que Belén Esteban, por lo que se espera que su presencia pública vaya para largo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!