La adolescencia contra la pared de los adultos

La protagonista de La chica del brazalete (2019) sufre desde el acoso más habitual (unos padres que la escrutan al milímetro), al escabroso (que se divulgue un vídeo sexual en el que se divierte durante un encuentro esporádico), y, finalmente, el peor: la acusación del asesinato de su mejor amiga. La intención del director, Stéphane Demoustier (Francia, 44 años), era presentar a una joven “misteriosa, pero no opaca”, que mostrara en su segundo largometraje una edad en la que “hay muchas formas de reaccionar, y una de ellas es encerrarse”. El otro objetivo era retratar que para los demás es difícil descifrar ciertos comportamientos, y fácil juzgarlos: “Se oye más el silencio de la adolescente acusada que el flujo continuo de palabras que se dicen a lo largo de la película”.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!