Kasparov, nuevo campeón mundial de ajedrez | Edición impresa

El soviético Gari Kasparov, de 22 años, es el campeón mundial de ajedrez más joven de la historia, tras derrotar ayer a su compatriota Anatoli Karpov, de 34, en la última partida del encuentro que ambos han disputado en Moscú. El juego estuvo rodeado de una enorme tensión, que provocó el histerismo en algunos espectadores. Con su victoria, por 13-11, Kasparov se embolsa casi 70 millones de pesetas, 20 más que Karpov. El nuevo campeón está obligado a conceder la revancha a Karpov en el plazo de seis meses. Los gladiadores del ajedrez continuarán peleando el año que viene.

Los minutos que precedieron al abandono de Karpov fueron de una emoción indescriptible. Algunos espectadores tuvieron que salir al vestíbulo porque, según dijeron, temían por su corazón. Cuando se llegó a la jugada 40ª, el público se dio cuenta de que Karpov estaba perdido y comenzó a aplaudir. Los árbitros salieron al centro del escenario para pedir silencio, mientras los encargados de la seguridad expulsaban a algunos aficionados. Todo el mundo temía que la partida quedase aplazada, con el consiguiente abandono telefónico. Pero Kasparov vio claro el camino hacia la victoria definitiva y realizó sus jugadas en el tablero. En un gesto de caballerosidad, Karpov renunció al derecho de aplazar, paró el reloj y estrechó la mano del nuevo campeón.

Fue el delirio. Los espectadores pudieron desahogar, por fin, la tensión contenida durante cinco horas y dedicaron una atronadora ovación a Kasparov. Su madre, Clara Kasparova, era incapaz de levantarse, presa de la emoción y de los brazos de muchos aficionados que querían felicitarla:

Karpov planteó la partida de manera agresiva. Sólo la victoria le servía. Sus analistas habían preparado una receta especial, basada en la partida de hace dos semanas entre el soviético Sokolov y el húngaro Ribli en el torneo de candidatos de Montpellier.

Kasparov conservó la sangre fría y se defendió con precisión. Karpov comenzó a apurarse de tiempo, sin poder romper la muralla enemiga. Todos esperaban que Kasparov mantuviera la posición con jugadas de tanteo, dado que el empate le era suficiente. Pero el aspirante sorprendió a los especialistas con una decisión muy arriesgada. Kasparov fue por la victoria. Sacrificó dos peones para otorgar la máxima actividad a sus piezas y provocó un suplicio para Karpov.

 

Desarrollo

 

Blancas: Karpov.

Negras: Kasparov.

Defensa siciliana.

 

1 P4R, P4AD / 2 C3AR, P3D /3 P4D, PxP / 4 CXP, C3AR / 5 C3AD, P3TD / 6 A2R, P3R / 7 0-0, A2R / 8 P4A, 0-0 / 9 R1T, D2A / 10 P4TD, C3A / 11 A3R, TlR /12 A3A, T1C / 13 D2D (es la quinta vez que Karpov y Kasparov juegan esta posición; hasta aquí, todo fue muy rápido) 13… A2D / 14 C3C, P3CD / 15 P4C (ésta es la diferencia con respecto a partidas anteriores. En la decimoctava de este encuentro, Karpov jugó, 15 A2A. El plan adoptado ahora por el campeón es más agresivo y, por tanto, más adecuado, dada su necesidad de victoria) 15… A1AD /16 P5C, C2C / 17 D2A (muy probablemente, ésta es una nueva idea de los ayudantes de Karpov, basada en la partida Sokolov-Ribli, del torneo de candidatos celebrado en Montpellier, Francia, el mes pasado. Sokolov jugó aquí 17 A2C. La diferencia puede estar en que si Kasparov jugara ahora 17… C4T, como hizo Ribli, las blancas podrían contestar 18 TD1D, C5A / 19 A1A, reagrupando satisfactoriamente sus piezas) 17… A1A / 18 A2C, A2C / 19 TD1D, P3C / 20 A1A (al parecer, los análisis de Karpov se acababan aquí, porque invirtió tres cuartos de hora en esta jugada. Aunque también podría ser que quisiera comprobar sus estudios una vez más) 20… TD1A (jugado tras 22 minutos de reflexión. La posición es típica de la defensa siciliana. Las blancas disfrutan de una evidente ventaja de espacio y mejores perspectivas de ataque en el flanco de rey. Pero si las negras consiguieran abrir el centro, el rey blanco correría serio peligro. A continuación, Kasparov traslada su artillería hacia el monarca enemigo, mientras Kasparov prepara su defensa activa) / 21 T3D, C5C / 22 T3T, A2C / 23 A3R, T2R (el aspirante invirtió casi media hora en esta jugada) / 24 R1C (esta jugada implica un cálculo profundo. La idea puede estar en que un eventual cambio de alfiles en la diagonal blanca no se produzca con jaque, pero es discutible que la nueva ubicación del rey sea mejor que la anterior) 24… TD1R / 25 T1D, P4A / 26 PxP (A. P.), CxP (Kasparov decide jugar activamente, de acuerdo con el espíritu de la defensa siciliana. La última jugada implica el sacrificio de un peón, que Karpov rechaza en primera convocatoria, debido probablemente a 27 AxP, C5C, pero el aspirante insistirá en el sacrificio, a costa de activar sus piezas contra los peones centrales del blanco) / 27 T3C, T2A / 28 AxP, D1C / 29 A3R, C4T / 30 T4C, C3A / 31 T4T, P4C / 32 PxP, C5C (Kasparov sacrifica un segundo peón para conservar la iniciativa. Ambos disponen de un cuarto de hora para llegar a la 40ª jugada. La situación es realmente dramática) / 33 D2D, CxA / 34 DxC, CxP /35 DxC, A1TD (la posición de Karpov es muy delicada. La premura de esta crónica impide análisis exhaustivos, pero la dificultad para defenderse de las amenazas negras es evidente. Además, Karpov disponía de tres minutos para llegar al control) /36 TxPD (intento desesperado que implica el sacrificio de una pieza) 36… T2C / 37 DxP, TxC 38 TxPR, TxP / 39 D4A, R1T / 40 P5R, D2T, j. /41 RIT, A x A, j. / 42 R x A, C5D, j., y Karpov ofrece su mano al nuevo campeón, en señal de abandono. El público ovacionó fuertemente a Kasparov.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!