Jorge Lorenzo, un campeón de estilo propio

Guardar

En una rueda de prensa en el Gran Premio de Valencia, que contará con la presencia de Carmelo Ezpeleta y a la que están invitados todos los pilotos, presumiblemente Jorge Lorenzo dirá adiós a MotoGP.

Las dudas y las caídas, sobre todo la que la produjo la fractura de una vértebra, han mermado el cuerpo y la mentalidad guerrera de Jorge Lorenzo.

De confirmarse su adiós, dejará un hueco profundo en el paddock, por su estilo, su finura al pilotaje, su trayectoria, sus saltos característicos en el podio, su hambre por ganar. Pero en este año, la suerte no le ha acompañado. A pesar de su flamante fichaje por Honda, las caídas y las lesiones han dejado casi en blanco su casillero, con resultados en este curso impropios de su categoría y su palmarés: apenas un puñado de puntos y muy lejos del podio.

Sorprendió al planeta MotoGP en 2002 con su estilo desenfadado, colgado de un chupachups y peinados de diferentes colores. En la pista también dejó constancia de su estilo: combativo siempre, líder cuando se asociaba con instinto y ambición con la moto.

Fue subiendo peldaños a golpe de podios. En 2006 y 2007, sus dos primeras coronas de 125cc y ya una pelea constante con Dani Pedrosa por ver quién era el mejor piloto español de esa época.

Pero donde su nombre se ha hecho enorme es en MotoGP. Campeón en 2010, 2012 y 2015 con una forma muy especial de pilotar aquella Yamaha que tantas alegrías le dio: cada vuelta, un calco de la anterior, como un reloj suizo.

El deseo por ser mejor lo hizo cerrar su etapa con Yamaha en 2016. Decidió iniciar un reto que pocos han logrado: ser campeón con otras marcas.

Lo probó con Ducati. Y tras un año dr adaptación, comenzó el ascenso hacia su objetivo en 2018, con tres triunfos incontestables. Pero en pleno vuelo, la factorìa italiana cortò sus alas: se vio sin equipo y sin moto, a un paso de la jubilación.

Sus ganas de pilotar y demostrar lo que aún llevaba dentro lo llevaron a contactar con Honda, que lo fichó para este 2019 y un año más. Sin embargo, la realidad de una moto diferente y las múltiples caídas han magullado su carácter.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!