Jon Rahm roza la proeza en su estreno en Wentworth

Miguel Ángel Barbero

La última ronda del BMW PGA Championship se presentaba como un mano a mano entre Jon Rahm y Danny Willett. Partían como líderes con tres golpes de ventaja y, por lo demostrado en los tres días iniciales, habían sido los que mejor se adaptaron al exigente recorrido de Wentworth. Sin embargo, el domingo se presentó lluvioso y con ese clima la ventaja fue para el inglés, más habituado a jugar este campo con humedad, pues el español era la primera vez que lo hacía en esas condiciones.

Así las cosas, el ganador del Masters salió firme y tomó ventaja desde el principio. Inspirado como en pocas ocasiones, afrontó los últimos nueve hoyos con dos golpes de ventaja, aunque en el hoyo 11 estuvo a punto de echarlo todo a perder cuando se fue a la derecha de salida. También erró el siguiente tiro, que acabó en la maleza, y otro después en la arena. Aún así, salvó un bogey milagroso, pero Rahm no logró el birdie que hubiera dado la vuelta al partido y eso cambió el ánimo de ambos. Al británico le dio alas, mientras que el español se vio incapaz de remontar. A partir de ahí ya fue a su estela y, aunque lo intentó, Willett no dio más resquicios de debilidad. Al final Jon fue segundo (-17) a tres impactos del vencedor, mientras que Rafa Cabrera completó un fin de semana extraordinario para acabar sexto.

Después de cuatro semanas sin competir a causa de su paternidad, el canario volvió con más ganas que nunca dispuesto a hacer un gran final de temporada europea.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!