¬ęJazz bodas de F√≠garo¬Ľ, de Sevilla a Nueva Orle√°ns

Es posible que a Wolfgang Amadeus Mozart, el m√°s grande compositor de la Historia y un genial transgresor, le hubiera gustado que una de sus m√°s conocidas √≥peras, ¬ęLas bodas de F√≠garo¬Ľ, hubieran cambiado la orquesta sinf√≥nica por el tr√≠o jazz√≠stico; cuando menos, le hubiera generado curiosidad. El p√ļblico de Madrid tiene este fin de semana la posibilidad de comprobar qu√© tal suenan arias como ¬ęNon pi√Ļ andrai¬Ľ, ¬ęPorgi amor¬Ľ o ¬ęVoi che sapete¬Ľ acompa√Īadas simplemente por un piano, un contrabajo y una bater√≠a. Los teatros del Canal presentan la versi√≥n jazz√≠stica que de la √≥pera ha realizado Paco Mir (uno de los tres v√©rtices de Tricicle). La adaptaci√≥n y direcci√≥n musical es Jaume Vilaseca y el reparto est√° compuesto por Axier S√°nchez (F√≠garo), Montserrat Ser√≥ (Susana), Marco Moncloa (Conde de Almaviva), Lola Casariego (Condesa Rosina), Mar Esteve (Cherubino), Xavi Fern√°ndez (B√°rtolo), Francisco J. S√°nchez (Basilio) y Alba Boix (Barbarina). El tr√≠o jazz√≠stico lo componen Guillem Garc√≠a (piano), Keke Mart√≠n (contrabajo) y Adri√† Claramunt (bater√≠a).

Cuenta Paco Mir que ¬ęen nuestra versi√≥n los cantantes interpretan sus arias a la manera tradicional; se conservan los tempi originales, pero el tr√≠o jazz√≠stico reinventa la partitura con unos arreglos tan ins√≥litos como deslumbrantes¬Ľ.

¬ęLa idea de combinar jazz y √≥pera -sigue el miembro de Tricicle- nos hab√≠a estado dando vueltas desde hace much√≠simos a√Īos. A principios del 2016 decidimos empezar a buscar una √≥pera que facilitase este experimento, y en ‚ÄúLas bodas de F√≠garo‚ÄĚ encontramos la partitura ideal para desarrollarlo: un t√≠tulo popular con un libreto divertido que contiene algunas de las arias m√°s bellas de Mozart¬Ľ.

La versi√≥n de Paco Mir presenta un ensayo de ¬ęLas bodas de F√≠garo¬Ľ en la que un director conduce la acci√≥n entre los personajes. Sus explicaciones reducen los recitativos a las frases m√°s significativas y refuerzan la trama c√≥mica de la obra. ¬ęVisualmente se ve -explica Paco Mir-como el escenario se transforma desde la desnudez de la primera lectura del libreto a la vistosidad de la noche del estreno¬Ľ.

¬ęEl mundo oper√≠stico -concluye el director esc√©nico-est√° acostumbrado a nuevas puestas en escena, a menudo inveros√≠miles, pero nada habituado a posibles alteraciones en las m√ļsicas originales. Shakespeare hace a√Īos que se revuelve en su tumba (o no) viendo c√≥mo sus obras son reducidas, troceadas y transformadas por nuevos directores, pero en el entorno l√≠rico, salvo en versiones para p√ļblico infantil, no es f√°cil atreverse a reducir o modificar las partituras¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *