Italia declara la guerra a la evasión fiscal en el nuevo Plan Presupuestario enviado a Bruselas

El Ejecutivo italiano del Movimiento 5 Estellas (M5S) y el Partido Demócrata (PD) ha aprobado in extremis esta madrugada el Plan Presupuestario para 2020 que enviará a Bruselas, en el que no se prevé aumentos de impuestos y que tendrá entre sus medidas estrella la limitación del dinero efectivo para luchar contra la evasión fiscal. Tras más de cinco horas de reunión del Consejo de ministros, a las 5 de la madrugada se comunicó la aprobación de un decreto fiscal, del Plan presupuestario para 2020 y del proyecto para el período trienal 2020-2022 que se enviará a la Comisión Europea para su autorización. Unos presupuestos expansivos con los que el Ejecutivo que dirige Giuseppe Conte ha calculado, como ya había anunciado, que el crecimiento será del 0,6% para 2020; el déficit, del 2,2% del producto interior bruto (PIB), y la deuda, del 135,2%. Este nuevo plan llega tras el duro pulso del pasado año en el que Bruselas rechazó el proyecto presupuestario expansivo del anterior gobierno formado por el M5S y la ultraderechista Liga. El Gobierno ha subrayado que con este plan presupuestario se ha evitado el aumento del IVA previsto para enero de 2020 – del 22 % actual al 25,2% – que estaba incluido en una anterior cláusula de protección. El Ejecutivo ya había comunicado que se habían descubierto 3.000 millones de euros para 2020 con un nuevo cálculo de las recaudaciones por el IVA. Una de las principales novedades es la reducción de la presión fiscal sobre el trabajo, pero solo en las nóminas de los empleados. Lucha contra la evasión fiscal Se implementan políticas para combatir «la evasión fiscal, como multas para los grandes evasores de impuestos; medidas para contrarrestar la mano de obra ilegal y las empresas ficticias, o las que evaden el IVA y no proceden al pago de retenciones de impuestos sobre los ingresos de los trabajadores», se lee en el comunicado del Gobierno. Según los primeros cálculos del Gobierno, la lucha contra la evasión fiscal representará unos 7.000 millones más, aunque en el documento proporcionado hoy por el Ejecutivo no se dan más datos. «Se refuerzan las medidas contra el fraude en el sector de los combustibles y la lucha contra la evasión y la ilegalidad en el sector del juego, con el establecimiento del registro único de operadores públicos de juegos y el bloqueo de pagos para sujetos que operan desde el extranjero sin una concesión», ha apuntado el comunicado del Ejecutivo italiano. Pero, sobre todo, el Gobierno de Conte declara la guerra a los pagos en efectivo. Las operaciones con dinero en efectivo se limitarán de los 3.000 euros actuales a 2.000 en 2020 y 2021, para llegar a 1.000 en los años siguientes. Incluso se prevé una lotería para la que se han destinado 70 millones de euros para premiar a quienes utilicen las pagos electrónicos, y se multará a los negocios que no acepten pagos con tarjetas de crédito o débito. También se prevé la introducción de un impuesto para empresas que prestan servicios digitales, que generará 600 millones de euros anuales.Se introducen deducciones fiscales por recalificación de energía, plantas de microcogeneración y renovaciones de las fachadas de los edificios, además de las ya existentes para la compra de electrodomésticos de alta clase energética. También se han ampliado los créditos para un período de tres años 2019-2021 para la renovación de los contratos del servicio público en el sector estatal. Y se incluirá un subsidio único para familias de renta baja con hijos a cargo dotado con 500 millones de euros y se abolirá el aumento de 10 euros de copago sanitario que había sido introducido en algunas consultas de especialistas de la sanidad pública. Igualmente se mantendrán la reforma del Sistema de Pensiones aprobado en el anterior gobierno, conocido como «cuota 100», que permite a los italianos jubilarse cuando sus años de edad y de cotización sumen cien.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!