Isofotón despide a toda la plantilla y cierra tras más de 30 años de historia | Andalucía

Isofotón surge en 1981de la Universidad Politécnica de Madrid bajo el mando del profesor malagueño Antonio Luque.

El antiguo Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) se hace cargo de la planta de células fotovoltaicas en 1991, tras la salida de su fundador.

El gran salto lo da en 1997, cuando la compra el grupo Bergé, uno de los principales grupos empresariales españoles con presencia en sectores como el portuario, la logística o las energías renovables.

La década dorada registra un crecimiento espectacular, sustentado en el apoyo de las políticas europeas a la energía solar. En 2006 factura 175 millones de euros, con un aumento cercano al 400% en cinco años. Isofotón se convierte en la segunda empresa europea de energía solar y en la novena de la clasificación internacional. En noviembre de ese año, el Rey asiste a la inauguración de la nueva factoría en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), una planta con 28.000 metros cuadrados para la que la Junta otorgó un préstamo de 2,5 millones de euros. Los plantes en ese momento pasaban por llegar a los 1.500 empleados en 2011.

El rumbo de la empresa cambia en 2008. La crisis y la irrupción de las empresas chinas y sus precios más baratos en el mercado de las placas solares, además de una supuesta gestión imprudente por parte de su consejero, José Luis Manzano (al que Bergé demanda después patrimonialmente), provocan unas pérdidas de 67 millones de euros.

En 2009 se presenta un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para toda la plantilla.

El Grupo Affirma, dominado por los hermanos Ángel Luis y Diego Serrano, compra Isofotón en junio de 2010. La plantilla la formaban entonces 700 empleados. Pero el declive de la factoría malagueña culmina en un ERE, concurso de acreedores y cierre.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!