Íntima, Elisa Carrió recordó la época en que eran “socias” con Cristina: “Tenía problemas de identidad, pero yo la quería por eso”

Elisa Carrió se sometió a un mano a mano íntimo con Pablo Sirven para Hablemos de otra cosa , el programa de LN+. A lo largo de la entrevista, la funcionaria recorrió distintos momentos de su vida, habló de su padre, su infancia y de la política. Lilita recordó, incluso, el momento en que trabajó con Cristina Kirchner y lanzó:

“Mi padre fue lo más maravilloso que me pasó en la vida”

Loading...

Contó que mudarse a Exaltación de la Cruz le “salvó la vida”. Eligió el lugar “por el nombre” y porque, como nació en el campo, vivir allí le permitió revivir su infancia. Recordando su niñez, dijo que su hermano mayor fue quien la apodó “Lilita” porque no podía pronunciar “Elisita”. Además, confesó que a los 4 años lloró durante dos semanas cuando iba al jardín.

“Mi padre fue lo más maravilloso que me pasó en la vida, porque hizo de nuestra vida una fiesta”, señaló la referente de la Coalición Cívica, y agregó: “Esa infancia me permitió pasar todos los traumas”. Según describió, era un hombre sin límites que siempre fue bohemio. “Mi papá salía a comprar cigarrillos y podía tardar dos semanas o dos meses en volver”.

También contó que en el velorio de su padre cantaron junto a sus primos. “Fue un éxito”, describió. Y recordó que ese día estuvo repleto de carcajadas por las anécdotas. Según dijo, su padre “era un hombre muy culto que estaba preparado para ser heredero pero fue un fracaso capitalista mundial”. Pero recalcó que “amaba la vida” y fue quien le transmitió el concepto de “igualdad”: “En ese velorio estaban las prostitutas de enfrente de casa, el carnicero, el que lustra los zapatos, el gobernador, las íntimas amigas de mi madre, mi madre”.

Raúl Alfonsín le dijo: “Conocí muchas personas en mi vida pero como tu padre no conocí ninguna persona”. Ella se considera “la hija rebelde de Alfonsín”, aunque cuestionó que este político “tenía muchos corruptos alrededor”.

“Mi casa fue la única casa donde no hubo grieta”

Según la diputada su casa es la única donde no hubo grieta. De hecho contó que “dos peronistas estuvieron presos en su casa un año”. Uno de ellos fue, Adrián Perini. “Era ‘monto’ [montonero] estuvo preso en mi casa un año y vivía en mi cuarto”. Además recordó que las reuniones del peronismo se hacían en su casa. Ahí escuchaba como había peronistas que delataban a otros peronistas”.

Además, habló de su familia. “Mis hijos no tienen nada que ver con la política”, dijo, y habló de las acusaciones a su hijo mayor, Enrique Santos: “Ha sido una bastarda mentira pero gracias a Dios ya terminó, se probó absolutamente su falsedad y ahora ganaremos millones en un juicio”.

“Macri ha entregado a su familia”

Sobre el contexto político se definió como “una jugadora fuerte”, y opinó: “Yo detesto el poder, amo la libertad”. Si bien dijo que seguirá luchando “por el humanismo”, advirtió que no se someterá más a la voluntad popular. “Soy mucho más peligrosa ahora”, señaló.

Si bien declaró que ella acompañará a Mauricio Macri, dijo que ella quisiera que haya PASO en las elecciones presidenciales. Sobre Macri criticó que “le falta hablar desde el alma y dejar los discursos”, pero dijo: “Nadie valora lo que ha dado, Macri ha entregado a su familia”.

Al hablar de la situación económica del país, la funcionaria señaló que “la inflacionario va a existir hasta que haya garantía de estabilidad”, pero advirtió que “mientras Cristina sea candidata el miedo va a existir acá o afuera”, y por ende, no habrá inversión.

“Cristina tenía problemas de identidad”

Más adelante, habló de Florencia Kirchner y su enfermedad. La diputada criticó la decisión de Bonadio de dejarla ir a Cuba. “Este es el único país del mundo donde hay una persona con prisión preventiva firme a la que se le da permiso para ir a Cuba, que es un lugar de asilo político, porque se le hincharon las piernas a la hija”, señaló. Y agregó: “Pobre Florencia [Kirchner] porque en definitiva a uno no deja de darle pena cuando los monstruos de los padres convierten a los hijos en delincuentes, pero más allá de eso es responsable penalmente”.

Además, habló del periodo en el que eran “socias legislativas” con Cristina. “Ella tenía problemas de identidad, pero yo la quería por eso. Francamente creo que las personas altaneras, que atropellan todo, tienen unos problemas de seguridad terribles. Ella tenía inseguridad de clase, quería ser una nueva rica, con joyas…”.

Siguiendo con esta línea, dijo que en el fondo la expresidenta “detestaba a las mujeres peronistas que yo las amaba porque me divertían”.

“Con Bergoglio no hablamos de política”

Carrió dijo que ella siempre supo que Bergoglio iba a ser papa, y que él conoce sus secretos porque han tenido charlas muy espirtituales. De todos modos dijo que ella no va al Vaticano. “Yo creo que Cristo no podría ir al Vaticano. No pega tanto oro con Jesús”, opinó.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *