Internet: ni contigo ni sin ti

Esta semana contemplamos atónitos cómo los gigantes tecnológicos silenciaban al presidente de Estados Unidos. Vistas sus formas fascistoides, muchos sentimos el impulso de celebrar la decisión, pero la realidad es que resulta inquietante comprobar el poder de Zuckerberg y sus acólitos. Se refuerza la idea de que el dinero está por encima de la democracia y que los gigantes de Internet son los nuevos mediadores. Son, desde luego, malas noticias, pues los mediadores tradicionales eran el dique de contención de los excesos que perturban las democracias. ¿Qué ocurrirá ahora? Uno de los riesgos de que Twitter sustituya a los medios de comunicación es convertir la esfera pública en pura estimulación emocional, por ejemplo, al alegrarnos, ufanas, de que vuelva la censura. Hemos visto cómo un ególatra destruía la larga historia democrática del Partido Republicano, y cómo la atomización del poder, propiciada por la horizontalidad de las redes y el auge de los hiperliderazgos verticales, provocaba el vaciado de la mediación. Pero si esta se debilita, el poder lo toman los caciques, no el pueblo.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!