Iñaki Williams: “Me voy triste de Cornellà porque he sufrido insultos racistas” | Deportes

La mañana empezó alegre para Iñaki Williams en el Espanyol-Athletic (1-1). Después de participar en el gol de Villalibre, se amargó con el empate de Raúl de Tomás y terminó de la peor manera. El delantero sufrió insultos racistas en el RCDE Stadium cuando fue sustituido. Así lo denunció primero ante los micrófonos y luego con un contundente mensaje en las redes sociales. “Sí, me voy un poco triste por el empate y sobre todo porque he sufrido insultos racistas. Es algo que ningún jugador de raza negra o de cualquier raza quiere escuchar. Está totalmente fuera de lugar. Todos somos personas, da igual la nacionalidad o el color de la piel”, arrancó Iñaki. Y reflexionó sobre la actitud de los aficionados en los campos: “La gente tiene que venir al estadio a animar a su equipo, a disfrutar del fútbol, un deporte de amistad y equipo. No tiene que venir a insultar a un jugador por ser de otro país o de otro color”.

“Ha sido un día un poco triste”, insistió Williams; “no deben ocurrir estos acontecimientos porque que están fuera de lugar”. Cuando el delantero rojiblanco vio el cartel con el número 9 en el minuto 69 para ser sustituido, dejó el campo por detrás de la portería de Diego López. Caminó con tranquilidad hasta que pasó por la zona del córner. Allí comenzó a escuchar gritos de “¡uh, uh, uh, uh!”, onomatopeya del mono. Williams se encaró con la grada hasta que un empleado del Athletic le llevó hasta el banquillo. Según informó la Cadena Ser, Williams le avisó de la situación al capitán de su equipo, Iker Muniain, que lo denunció al árbitro, Sánchez Martínez. Sin embargo, este no dejó constancia del hecho en el acta del encuentro.

Un estudio realizado por EL PAÍS sobre 34.200 actas arbitrales redactadas entre 2003 y noviembre de 2019 refleja que solo en 68 ocasiones fueron denunciados insultos xenófobos por los colegiados. Muchas veces, los actos o los cánticos racistas no son recogidos por los árbitros. El último partido de Primera División en el que quedó recogido en un acta un insulto de tintes xenófobos fue en un Celta-Athletic disputado en Vigo el 5 de noviembre de 2017.

“El Espanyol condena tajantemente y de manera explícita cualquier muestra de racismo en los campos de fútbol. El club ya está investigando los incidentes de carácter racista proferidos por unos pocos contra Iñaki Williams”, proclamó el Espanyol en un comunicado. No es la primera vez que Iñaki sufre insultos racistas en un estadio. En 2016, los padeció en un partido de LaLiga ante el Sporting de Gijón. En aquel encuentro, parte del fondo del Molinón donde se ubican los Ultra Boys, de ideología neonazi, comenzó a imitar sonidos de mono dirigidos al delantero del Athletic. Williams recordó el episodio en un documental sobre racismo emitido por Movistar +, en el que también participaron Kameni y N’Kono y se mencionaron los episodios racistas vividos por Roberto Carlos, Dani Alves y el momento en el que Eto’o amenazó con abandonar el campo durante un Zaragoza-Barcelona en 2006.

“Yo no me di cuenta de que me estaban insultando, de que me estaban faltando al respeto”, contó Williams; “fue el árbitro el que se dirigió a mí y me dijo: ‘Iñaki, te están insultando, hay insultos racistas. Voy a detener el encuentro para que se hable por megafonía y no se vuelvan repetir estos incidentes a lo largo del partido. Me impactó mucho porque era la primera vez que me pasaba”. Clos Gómez detuvo el partido durante un minuto y los cánticos cesaron. El Comité de Competición optó por sancionar al Sporting con el cierre parcial del sector de la grada de El Molinón desde el que se vertieron insultos y cánticos racistas contra Iñaki.

“Un paso atrás”

“Hoy hemos dado un paso atrás en el trabajo comenzado hace años, los incidentes violentos de Barcelona y Valencia, y los insultos racistas contra Iñaki Williams hacen muchísimo daño a todo el fútbol español. LaLiga asume su responsabilidad, buscaremos con los clubes dónde está el error”, publicó Javier Tebas, presidente LaLiga, en Twitter. El único partido suspendido por insultos en España ha sido el Rayo-Albacete de Segunda el pasado diciembre cuando el árbitro López Toca decidió que no se jugase la segunda parte en Vallecas por los cánticos de “puto nazi” al jugador ucraniano Roman Zozulia.

Williams siempre se ha mostrado muy activo en su lucha contra el racismo. “Me gustaría abrir la cabeza de la gente. Todavía se escuchan frases como ‘un negro no puede jugar en el Athletic’ o ‘ese negro no es vasco’. Yo soy negro, pero también soy vasco. He nacido aquí, me siento vasco y quiero abrir todas las puertas”, expuso Iñaki en el documental Six Dreams en 2018. Y este sábado añadió: “Tenemos que acabar con ello entre todos. Gracias por vuestro apoyo”.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!