Improvisación

La gestión antipandémica de la Comunidad de Madrid, una de las regiones más afectadas de Europa, está cerca de convertirse en un ejemplo perfecto de lo que no hay que hacer en una situación de emergencia. La presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, hizo todo lo posible desde marzo, cuando se decretó el estado de alarma, por convertir el coronavirus en un ariete contra el Gobierno de Pedro Sánchez, en una maniobra que no pudo salirle peor. Cada uno de sus ataques contra La Moncloa, tuviera o no razón, ha acabado estrellándose contra una dura realidad que revela que ella lo ha hecho peor aún.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!