Identificar la amenaza

Aunque nos guste más, la historia no versa tanto sobre el valor humano como sobre su cobardía. Especialmente en política. Lo cuenta Stefan Zweig en su célebre Fouché: “La culpa de los revolucionarios franceses no es haberse embriagado de sangre sino de palabras sangrientas”. Después, cuando el pueblo pide guillotina, “a los caudillos les falta el valor para negarse; tienen que guillotinar para no desmentir su cháchara acerca de la guillotina”. Y esta es la historia del trumpismo y de la verdad en política, una historia que contiene falsedades, odio y resentimiento hasta que estalla, aun cuando los pusilánimes que legitiman un evidente sistema de fanatismo no se atrevan a desdecirse y contar la verdad para no perder “el favor popular”. La turba que asaltó el Capitolio pensaba que se había producido un fraude electoral, no así los senadores republicanos que alentaron conscientemente una mentira.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!