Huracán-San Lorenzo: qué se juegan Mohamed y Almirón en el clásico

Mohamed y Almirón, en estados opuestos Fuente: FotoBAIRES

En un duelo de necesitados, Antonio Mohamed y Jorge Almirón se presentarán en el encuentro de mañana entre Huracán y San Lorenzo con tantas aspiraciones como dudas. Por los antecedentes, por el presente, por las urgencias, el clásico de barrio más grande del mundo tendrá a los entrenadores como protagonistas estelares. Técnicos en estados opuestos, la Copa de la Superliga dejará su huella.

De un lado, uno de los partidos más importantes del fútbol argentino servirá como parámetro para resolver la continuidad del entrenador del Globo. Porque aquel apoyo masivo que Mohamed siempre tuvo por ser un hombre mimado de la casa se convirtió en desencanto en las últimas semanas. La urgencia por un resultado positivo, y más en un compromiso de este tipo, le marca el ritmo al Turco.

En la vereda de enfrente aparece el director técnico azulgrana, que encontró algo de aire gracias a los números favorables en la Copa Libertadores. Almirón, como conductor de grupo, ahora se ofrece firme, con fuerza para dar vuelta una historia que empezó torcida. La floja campaña del Ciclón en la Superliga tiene su contraste en la cita continental: solamente una catástrofe futbolística dejaría a Boedo afuera de los octavos de final. Es verdad que el equipo todavía no luce, pero gana. Y eso le brinda soltura a un plantel que tocó fondo cuando fue goleado 3-0 por Boca.

Loading...

Por muchas cosas, Almirón vive esta eliminatoria de un modo especial. Es un nuevo desafío para un equipo que pasó de la desesperanza a la alegría en un abrir y cerrar de ojos. Claro, detrás de los resultados positivos todavía busca un sustento futbolístico. El DT oriundo de San Miguel trata de darle una identidad al equipo, de convencerlo de una idea. Por momentos lo logra, a cuentagotas. A la solidez que hoy exhibe en defensa la contrasta con el escaso poder de fuego en ataque, con la escasez de situaciones de gol a favor. Algo que en el clásico contra el Globo que finalizó 0-0 exasperó a los hinchas.

El primer temporal ya quedó atrás, pero en las entrañas del plantel azulgrana saben que cualquier pronóstico adverso convertirá la brisa en tempestad. Así, Huracán asoma como la medida perfecta. Reencontrarse con el triunfo aportaría más paz. Una situación favorable que le daría mayor plafón al DT, que tendrá lo que resta de abril, mayo y junio para trabajar con tranquilidad y buscar un juego más aceitado pensando en la siguiente instancia de la Libertadores.

El clásico de Mohamed

“Si no ganamos, ¿qué le hace una mancha más al tigre”, se preguntó el Turco una vez Huracán igualó en el Bajo Flores. Más allá del planteo inteligente y la aceptable producción en el clásico, en el que jugó más de 30 minutos con diez futbolistas tras la expulsión de Lucas Merolla, el equipo salta de tensión en tensión. El técnico valora el hecho de haber salido con vida del Nuevo Gasómetro, pero internamente sabe que una eliminatoria de este calibre modifica cualquier estado de ánimo. O lo potencia, o lo hunde. El propio Mohamed reconoció que la serie que se definirá el próximo viernes en el Palacio Ducó es “histórica”. El DT tiene confianza, cree que están en transición y confía en sus jugadores. “Sería muy de cobarde abandonar ahora y dejar todo tirado. Vine en un momento difícil. Hay que hacerse cargo”, dijo en el momento más crítico.

Pero tampoco es necio Mohamed, porque la realidad dista mucho del día en el que asumió, cuando asomaba el Año Nuevo. Desde ahí, el equipo apenas ganó dos compromisos bajo su tutela. Entonces, el director técnico quiere sentarse y hacer cuentas después de haber terminado décimo en el torneo local. Mientras, en el grupo B de la Libertadores marcha último. Desde ya, en tanto exista la posibilidad de revertir la situación y el mensaje todavía conmueva a sus dirigidos, el Turco no bajará los brazos. Pero en esa balanza también aparecerá su tarea en la llave crucial contra el Ciclón. Con este panorama, ciertas respuestas que entregó el último domingo en el Nuevo Gasómetro dejaron entrever que su ciclo en Huracán -el cuarto en su carrera como DT- podría llegar a su fin si San Lorenzo termina con el sueño de los quemeros en la Copa de la Superliga. “Si los números no dan, que quede claro que yo disfruté este camino”.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *