Historia o mitología

La voladura de los Budas de Bamiyán frente al derribo de la estatua de Sadam en Bagdad. Acto de barbarie inexcusable frente a la natural revancha popular contra el tirano caído. ¿Qué hay de legítimo o ilegítimo en esos actos? ¿Por qué el segundo es justificable, pero reprobable a gritos la ceguera brutal de los talibanes, si ambos representan la condena seguida de la destrucción? Quien dice Sadam, dice las efigies de Lenin sacrificadas en el espacio postsoviético; o la remoción de las de Stalin antes. La furia iconoclasta que recorre el mundo viene de antiguo, desde que en los siglos VIII y IX se enfrentaron en uno de esos cismas bizantinos los adoradores de imágenes y los que las rompían, los iconoclastas, término desde entonces también usado para definir a quienes se salen del carril del pensamiento ordenado.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!