Hazard vuelve a desvanecerse | Deportes

Dos horas y 20 minutos exactos. Ese es el tiempo que Eden Hazard ha estado disponible para Zinedine Zidane desde que se lesionó el pasado mes de noviembre ante el PSG. En su celebrado regreso frente al Celta el pasado domingo, tras 82 días de baja, el belga disputó 73 minutos, que sumados a los 67 que permaneció en el campo el sábado frente al Levante conforman el bagaje reciente del fichaje más caro en la historia del Real Madrid, una operación podría acabar alcanzando los 130 millones de euros.

Las pruebas médicas a las que fue sometido ayer el jugador, de 29 años, por los Servicios Médicos del club blanco determinaron que se produjo “una fisura en el peroné distal derecho” en el Ciutat de València, y que, atendiendo a la gravedad del diagnóstico, le inhabilitará, como mínimo, para los próximos partidos ante Manchester City (miércoles) y Barcelona (domingo), ambos en el Santiago Bernabéu.

“No es en el mismo sitio que la vez anterior”, reconocen en el Madrid, que utilizan la siguiente metáfora para ubicar la nueva dolencia: “Imagina un tubo. La anterior lesión fue en la parte trasera de ese tubo, y la del sábado es en la parte delantera”. Tampoco se aventuran en el club blanco a pronosticar una posible fecha para su reaparición, que de reproducir los tiempos de la anterior dolencia podría incluso no producirse en lo que resta de temporada. “Pendiente de evolución”, se limita a anunciar la nota médica.

La fisura en el peroné es la tercera lesión compleja a la que se enfrenta Hazard esta temporada. Empezó parado el curso el belga, que se lastimó el recto anterior del muslo izquierdo en el último entrenamiento antes del estreno liguero frente al Celta, y que le hizo perderse los tres primeros partidos del equipo. Seis jornadas después, el nacimiento de su cuarto hijo le privó de viajar a Mallorca, donde el Madrid cosechó su primera derrota del torneo de la temporada. Pero fue en en el Bernabéu, contra el PSG, cuando tras un choque con Meunier se le diagnosticó al belga una contusión perimaleolar, que, una vez rebajada la inflamación, dejó al descubierto una microrotura, por la que estuvo 17 encuentros sin entrar en una convocatoria, la mayor cifra de su carrera. Sumando las tres lesiones, Hazard presenta un total de 21 partidos de baja en su primera temporada de blanco. En los 15 partidos en los que sí ha participado contabiliza un gol y cinco asistencias.

Inesperada fragilidad

Esta fragilidad física que ha demostrado Hazard en España no tiene parangón con sus años en Inglaterra. En siete temporadas en el Chelsea (2012-2019) tan solo se perdió 17 partidos por lesión, a pesar de ser operado en verano de 2017, cuando le fue colocada una placa de titanio tras lesionarse durante un entrenamiento con la selección de Bélgica. “Es un futbolista que sabe jugar con dolor”, reconoce Roberto Martínez, seleccionador de los red devils, y que tiene prácticamente descartado el poder contar con su capitán para los próximos compromisos amistosos frente a Portugal (27 de marzo) y Suiza (30), previos al debut en la Eurocopa ante Rusia programado para el 16 de junio.

“Me he encontrado bien, estoy contento por haber podido jugar 73 minutos, pero todavía necesito tiempo para estar bien, al final estaba algo cansado”, reconocía le propio Hazard tras regresar ante el Celta. “Estoy feliz por mi rendimiento y por estar de vuelta”, confesaba, después de haber utilizado esos tres meses para ponerse en forma. “Engordé cinco kilos en verano. Soy una de esas personas que engordan muy rápido y luego lo pierden muy rápido”, confesó el belga en enero.

En la semana más importante del curso para el Madrid, los blancos pierden a un Hazard que vuelve a desvanecerse, ahora indefinidamente.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!