¿Había demasiado turismo?

Hasta que la covid restringió los viajes, el turismo ha sido uno de los sectores económicos con un crecimiento más rápido en el mundo, reemplazando las fábricas como generador de empleo para trabajadores poco cualificados. Ofrece un nicho en el que puede encajar casi cualquier ciudad o país y es la mayor fuente de ingresos para muchas naciones en desarrollo. Permite mantener infraestructuras culturales como museos, teatros, grandes auditorios y parques, que no podrían sobrevivir solo con el apoyo local. Los ingresos del alquiler de una habitación o de la casa de vacaciones ofrecen a muchos cierto margen de holgura, y los pequeños negocios en zonas menos céntricas de las ciudades reciben clientes que antes solo visitaban las zonas turísticas. Y el dinero que se gasta en cafés y tiendas de barrio tiene más probabilidades de quedarse en la ciudad que el que va a parar a hoteles y restaurantes de grandes cadenas.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!