Guía sobre identidades de género y pronombres por si te quedan dudas tras el anuncio de Elliot Page

“Hola, amigos. Quiero compartir con vosotros que soy trans, mis pronombres son él/elle y mi nombre es Elliot”, anunciaba ayer en Twitter el actor Elliot Page, conocido por sus papeles en la película Juno –por la que fue nominado a los Oscar 2008– o series como The Umbrella Academy (Netflix). El anuncio de Page se ha convertido en uno de los temas más comentados en Twitter en todo el mundo: el propio tuit del actor se ha retuiteado más de 300.000 veces y ha alcanzado el millón y medio de me gusta en menos de 24 horas.

Tras el anuncio, algunos usuarios de Twitter han reconocido su desconocimiento sobre algunos de los términos que el actor canadiense ha empleado en su anuncio, como trans o queer. Otros han criticado uso del deadname (antiguo nombre de una persona trans) de Page, algo que desde la comunidad LGTBI y en especial el colectivo trans se considera poco respetuoso. A continuación, repasamos algunas de estas identidades de género y sus pronombres para que tengas claro lo que significa y cómo emplearlos correctamente.

Trans y cis

Como se explica en esta guía educativa sobre diversidad afectivo-sexual y de identidad de género, recientemente publicada por COGAM (colectivo LGTBI de Madrid), para entender estos conceptos es necesario diferenciar entre sexo y género. El primero hace referencia a las características biológicas de cada persona. “Dentro de la biología se han clasificado algunos rasgos como distintivos de un sexo o de otro. Los genitales, las gónadas, la producción de hormonas o los cromosomas son algunos de ellos”.

Mientras que el género son los rasgos sociales y las pautas de comportamiento que se asocian a lo femenino y lo masculino. “Estas son aprendidas e interiorizadas a lo largo de la socialización, son diferentes según el contexto sociocultural y van cambiando con el tiempo”. En el documento se pone de ejemplo que durante un periodo de tiempo las mujeres no podían llevar pantalones y, sin embargo, actualmente es lo más común.

La guía educativa define a una persona trans como aquella que “se identifica con un género distinto al asignado al nacer”. Por ejemplo, una persona que nace con vulva, pero que se identifica con el género masculino es un niño/chico/hombre trans. Aquellas personas cuya asignación de género coincide con su identificación son personas “cisexuales” o “cisgénero”, comunmente abreviado como “cis”. Este concepto surge a partir de la difusión del término trans.

El colectivo LGTBI matiza que “anteriormente en España se diferenciaba entre personas transgénero y transexuales, según deseasen transformar su cuerpo con cirugía. Los primeros no sienten la necesidad de hacerlo y los segundos, sí. “Esta tendencia se reconoció como problemática, con lo que actualmente no se usa esta diferencia”. Desde las asociaciones LGTBI recomiendan utilizar el término trans a secas.

Personas no binarias y pronombres neutros

Del mismo modo que hay mujeres trans y hombres trans, y mujeres cis y hombres cis, también hay personas que no se sienten identificadas ni con el género femenino ni con el masculino, o que prefieren fluir de uno a otro. Su género se considera entonces “no binario” o “género fluido”. En estos casos se utiliza “elle” para referirse a la persona (o elles en plural), un pronombre neutro cuyo uso se ha generalizado tanto en los últimos tiempos que la propia RAE decidió incluirlo recientemente en su Observatorio de Palabras, aunque después lo retiró. La neutralidad también se emplea en las desinencias de género gramaticales y tradicionales -a y -o, que quedan sustituidas por -e. Por ejemplo, “elle está contente”, en lugar de “ella está contenta” o “él está contento”.

En su carta, Page dice que su pronombre es “he/they” (él/elle), es decir, quiere que utilicen con él el pronombre masculino (él) o el pronombre neutro (elle), pero nunca el femenino.

Queer

“Me encanta ser trans. Me encanta ser queer”, añadía Elliot Page al final de su escrito. Queer es un término paraguas empleado actualmente por personas del colectivo LGTBI para mostrar su disconformidad con la normatividad sexual y de género, pero que no tiene por qué sustituir a otra identidad de género. Se puede ser trans y queer, cis y queer, o no binario y queer, incluso hay personas que se consideran trans no binarias.

El término queer (que significa raro en inglés), como contaba este reportaje de Verne sobre comunidades que han desafiado históricamente el binarismo de género, surge en Occidente en la segunda mitad del siglo XX. Utilizado como insulto hacia las personas no normativas (que no encajan en la norma cisexual y heterosexual), fue reapropiado por corrientes sociológicas que cuestionaban esta idea del binarismo sexual y de género (que solo existan dos géneros, hombre-mujer, o dos orientaciones sexuales, homosexual-heterosexual), dando lugar a las teorías queer.

La escritora y activista norteamericana Judit Butler es una de las que más emplean este término en su pensamiento. Para Butler, lo queer debe plantearse como «un término omnicomprensivo para ampliar toda esta gama de formas fluidas y de identidades múltiples» que llevan surgiendo en las sociedades occidentales en los últimos años y de las que ahora tenemos más conocimiento debido a la creciente investigación en este campo.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!