Guerra de precios en los súper para 2021, agitados por Lidl y Aldi | Compañías

Las dos cadenas alemanas de supermercados de descuento, Lidl y Aldi, animan la próxima guerra de precios que se avecina en la distribución alimentaria española. Ambas compañías presumen públicamente de bajar sus precios en un contexto, el de la pandemia, que no ha provocado otra cosa que su subida. En concreto, la cesta se encareció un 2% durante el año pasado según datos de Nielsen anunciados ayer. En el caso de los frescos el repunte fue del 5,5%, con crecimientos de hasta el 13% en categorías como la de la fruta o de más del 5% en el pescado.

Primero fue Aldi la que se descolgó diciendo que, según sus propios datos, el precio de sus productos había bajado un 0,75% en 2020 respecto al año anterior, gracias al hecho de que la mayor parte de su surtido, el 86% de casi 2.000 referencias, son de marca propia.
Algo que también sucede con Lidl, que casi a modo de respuesta a su competidor anunciando bajadas de precios permanentes en más del 15% del surtido, en algunos casos alcanzando el 50%, incluyendo marca propia, de fabricante y frescos. Según sus cálculos, las ofertas y bajadas de precios ejecutadas durante enero tenían un valor de 10 millones de euros.

Después de un 2020 con una actividad promocional inferior por la pandemia, los operadores han empezado con fuerza el año. En estos momentos tanto Carrefour, Alcampo, Eroski y Supercor tienen activas campañas de descuentos del 50% en segundas unidades de determinadas referencias. Y un referente de los supermercados regionales como Ahorramas tiene activa una campaña llamada “la gran bajada de precios”.

La consultora Kantar ya avisó de que 2021 estaría marcado por esta guerra de precios, después de un 2020 exigente para los operadores por los costes que tuvieron que afrontar para adaptarse a la pandemia y que estrecharon sus márgenes, y con ello su capacidad promocional.
Pero el precio será un factor muy presente, ya que los consumidores más impactados por la crisis económica que se derive de la pandemia “maximizarán su foco en precios o en promociones tal y como ya ocurrió en el 2008”, analizó Patricia Daimiel, directora general de Nielsen para España y Portugal.

Porque 2021 volverá a ser un año de fuerte crecimiento del consumo doméstico. “El año ha empezado con una situación similar a la de los últimos meses de 2020, y tendrá continuidad durante las próximas semanas. Al menos durante la primera mitad de año podemos esperar que se siga trasladando el consumo que tradicionalmente se realizaba fuera del hogar, a nuestras casas”, analizó Daimiel.

En el último trimestre de 2020 las ventas del gran consumo volvieron a repuntar hasta cerca del 5% en medio de las restricciones por la segunda ola. En el conjunto del año las ventas de gran consumo alcanzaron los 95.000 millones de euros, un 6,4% más que en 2019, con picos que llegaron al 15% en marzo. Nielsen calcula un exceso de ventas de 3.100 millones de euros en la distribución alimentaria por el efecto de la pandemia, incluidas tanto cadenas de supermercados como pequeños comercios de alimentación o de productos de gran consumo.

La previsión de Nielsen es que el crecimiento de las ventas en 2021 seguirá siendo fuerte. Porcentualmente será inferior al vivido en 2020, pero continuará estando en volúmenes muy superiores a los de 2019.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!