‘Galette’ integral de albaricoque | Recetas El Comidista EL PAÍS

¿Bonita, eh? Pues ahí donde la ves, la galette es el postre ideal para los que no son perfeccionistas ni ingenieros de la repostería: su aspecto rústico permite lucirse incluso a los más manazas. Como buen postre tradicional francés, normalmente se elabora con mantequilla, pero hoy nos vamos a saltar las normas de nuestros vecinos a la torera para conseguir una masa mediterránea, y lo que es más importante, completamente vegetariana. El aceite de oliva sustituye a la grasa animal a las mil maravillas, y su corteza fina se traduce en bocados crujientes rebosantes de sabor. Rizando el rizo de la dulcería saludable, también hemos cambiado la harina refinada por integral y reducido la presencia del azúcar a la mínima expresión.

Aunque la galette también admite rellenos salados —como los que meterías en una quiche—, brilla especialmente en compañía de la fruta. Joyas de temporada como albaricoques, nectarinas, melocotones, ciruelas, fresas o cerezas son la elección perfecta para un dulce que aprovecha lo mejor de la primavera. Adapta la receta para usar la fruta fresca que tengas a mano y usa el mismo proceso, teniendo tan sólo en cuenta que no sea ni demasiado seca ni acuosa. La cucharada de almidón de maíz se encargará de que al enfriarse, los jugos de la fruta espesen lo suficiente como para que no se desparrame nada al cortar la galette.

La receta lleva poco azúcar, pero siéntete libre de eliminarlo del todo, si usas fruta madura y dulce, o de añadir más, tanto al relleno como a la masa. Incorpora unas frambuesas, moras o arándanos para terminar de montar un verdadero festival, o añade almendras, pistachos, hierbas y especias a lo loco. Sí, vale, la galette está un peldaño más arriba que los jetapostres en la escala comidista de dificultad, pero el resultado merece la pena.

Ojo con las cantidades de líquidos en la masa exterior. porque dependiendo del tipo de harina que uses puede que necesites más o menos: agrega el aceite poco a poco y en caso necesario, échale más o añade un plus de harina. Lo importante es que acabes con una masa homogénea y que no se pegue excesivamente a las manos, para que estirarla y manipularla sea lo más fácil posible.

Dificultad

Yo galetto, tú galettas, él galette.

Ingredientes para 6 personas:

Preparación

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!