Fridman ampliará capital en Dia por al menos 200 millones y pide más tiempo a la banca | Compañías

Año y medio después de que se hiciese con el control de Dia, el magnate ruso Mijail Fridman prepara una vuelta de tuerca financiera sobre la cadena de supermercados. Se propone capitalizar 200 millones de la deuda que inyectó en junio de 2019 y por la que cobra un 7% anual Y, a cambio, pide a los bancos que amplíen el vencimiento del crédito para proveedores por unos 71 millones que firmó en junio de 2019 más allá de dos años. Los 900 millones de euros del crédito sindicado que vence en marzo de 2023 no entran, de momento, en la negociación.

Los bancos acreedores de Dia –capitaneados por Santander y BBVA– negociaron a cara de perro desde 2018 una solución para la compañía, cuando estaba al borde del colapso financiero. Lo hicieron con las direcciones de Antonio Coto y de Borja de la Cierva, primero, y con el propio Fridman una vez terminó su opa, en mayo de 2019, sobre la compañía a través de Letterone, su brazo inversor. Los problemas entonces fueron unas sospechas de falsedad contable, ahora en el juzgado, que pusieron en el disparadero las cuentas de la firma, y una pobre evolución de su negocio. Saltaron los covenants, los bancos cerraron las líneas de financiación a los proveedores y Dia se quedó a unas horas de entrar en preconcurso de acreedores.

Desde entonces han pasado muchas cosas. El equipo designado por Fridman para llevar las riendas de la compañía se ha asentado en España, con cambio de consejero delegado incluido. Ha iniciado la nueva hoja de ruta diseñada y esta ya ha dado sus primeros frutos. Y, aunque resulte paradójico, el contexto hace que soplen vientos a su favor. En una situación de confinamientos y fuerte depresión económica, las cadenas de supermercados son uno de los pocos negocios que han podido seguir ganando dinero.

Con este telón de fondo, Letterone se decidió a poner fin a un problema de Dia: las dos emisiones de bonos, de 300 millones cada una, con las que contaba el grupo de supermercados. Lanzó una oferta de compra y se hizo con 293 millones de los 300 millones que vencían en 2021 y con 269 millones de los otros 300 millones que expiran en 2023.

Ahora mejorará la estructura de capital de Dia, través de la capitalización de una parte de la deuda que el grupo le debe al propio Letterone. La deuda neta de Dia superaba a cierre de junio los 1.250 millones de euros.

Los bonos son clave en este contexto. Hace dos años, los bancos, con Ana Botín, presidenta de Banco Santander, a la cabeza, eran reacios a dar un mejor tratamiento a los bonistas que a las entidades en el proceso de refinanciación. Rechazaron, entonces, prolongar los vencimientos más allá del de marzo 2023, cuando caducaban los bonos, y pidieron un compromiso de la compañía liderada por Borja de la Cierva para que buscara una solución para su deuda cotizada. Con los bonistas casi fuera de la ecuación, Fridman quiere hacer valer los buenos números de Dia y lograr mejores condiciones.

En negociaciones

Los representantes del magnate ruso y los bancos de cabecera de Dia se reunieron la semana pasada. Dia expuso su plan: reforzar los fondos propios de Dia y que los bancos le den un voto de confianza ampliando el vencimiento del crédito de 71 millones que expira en junio de 2021. Un proceso que exige ejecutar una nueva ampliación de capital. Si bien, en la última junta, se autorizó que Dia pudiera hacer una operación de este tipo por hasta el 20% sin necesidad de derecho de suscripción preferente.

La última ampliación de octubre de 2019 se hizo a 0,1 euros por acción. A ese precio, tendría que realizar una operación con derechos, pues el número de las acciones nuevas necesarias –2.000 millones a 0,1 euros cada una– equivaldría el 30% del capital actual. Pero la podría hacer a 0,15 euros euros por título sin derechos. Dia cerró el viernes en Bolsa con 875 millones.

Letterone prestó a Dia 200 millones con vencimiento en mayo de 2022 a un 7%. Por encima del 2,5% que reciben las entidades por los 900 millones que vence en 2023 y también superior al 5,5% que obtienen con su crédito por 71 millones para pagos a proveedores que expira en junio de 2021, y que Fridman y Dia piden extender.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!